Escucha esta nota aquí

Waldo Albarracín, vocero del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) acusó este jueves al presidente Evo Morales de practicar en Bolivia el "terrorismo de Estado" y usar la política del miedo para evitar que la gente salga a las calles a protestar en defensa de su voto y exigir un nuevo proceso electoral.

“No es acaso terrorismo de estado incentivar el uso de dinamita para arrojar en contra de la integridad de personas que salen a protestar contra el fraude, no es acaso terrorismo de Estado usar francotiradores ocasionando la muerte de dos compatriotas en Santa Cruz, no es acaso terrorismo de Estado amenazar con cercar la ciudad para que la gente no tenga con qué alimentarse”, indicó el vocero de Conade.

De acuerdo con Albarracín, la única salida a la situación convulsionada que atraviesa Bolivia es que Morales desista de su actitud de consolidarse como gobernante de una nueva gestión y convocar a unas nuevas elecciones.

“Acá lo que se impone para pacificar el país es que se produzcan nuevas elecciones frente a vicios de nulidad tan contundentes de las elecciones anteriores. La auditoría es observada porque se basa en un acuerdo bilateral entre el Gobierno y la OEA, a sabiendas de que el señor Almagro se ha convertido en una especie de jefe de campaña del MAS, Nuestro temor es que con esa auditoría quieran lavarle el rostro al fraude”, agregó.

La violencia social escaló en Bolivia, con la muerte de dos personas por armas de fuego y más de cien heridos en más de una semana de choques entre oficialistas y opositores tras la cuestionada reelección del presidente Evo Morales, mientras la OEA se dispone a iniciar una auditoría electoral este jueves.