Escucha esta nota aquí

Desde el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) hay rechazo respecto a las determinaciones de Tribunal Supremo Electoral respecto a la decisión de priorizar el cómputo oficial y dar por descartado el apoyo del sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre) para el conteo rápido de votos, una vez cerradas las urnas en las elecciones subnacionales del próximo 7 de marzo. En este sentido observan cuatro consecuencias clave.

"Causa extrañeza y rechazo de parte del Conade" suspenda el uso de Direpre porque va a “privilegiar el cómputo oficial, generando un discurso destinado a confundir a la población, cuando en realidad son dos cosas necesarias y complementarias", manifestaron desde la entidad por medio de un comunicado.

Y es que el presidente del TSE, Salvador Romero, expuso el jueves que se decidió que el proceso de divulgación de los resultados preliminares del cómputo electoral no está contemplado y manifestó que el cómputo oficial estará operando desde la noche de la jornada de votación (7 de marzo).

"Una es el cómputo oficial, irremplazable bajo ningún pretexto, y otra es la transmisión de resultados preliminares destinada a dar un resultado confiable, transparente y seguro; son resultados iniciales con prontitud a las pocas horas de terminada la votación·, remarcaron desde el Conade.

Además, desde la entidad nacional criticaron que, en vez de superar las supuestas fallas que se habían detectado con el Direpre, se descarte el sistema alternativo de conteo rápido dejando del lado los principios de "transparencia" del proceso electoral.

Consecuencias 

Desde el Conade contemplan que esta situación puede traer consigo consecuencias como el hecho de que los resultados electorales no se conocerán el 7 de marzo, día mismo de las votaciones (primera observación).

También consideran que no existirán fotografías de las actas en situ, en mesa de votación, lo que genera posibilidades de que se comentan irregularidades y alteraciones al derecho ejercido por el ciudadano, distorsionando la voluntad del elector y su voto.

La tercera consecuencia que contemplan es que esta situación elimina posibilidades reales de control y contrastación del voto, lo que baja la calidad del proceso electoral, con lo cual el TSE le hace daño a la democracia.

Mientras, la cuarta observación es que este escenario incrementa la susceptibilidad de que los tribunales electorales departamentales y TSE vayan a realizar un "recuento limpio".

"La anulación del Direpre no es sinónimo de más democracia. Deja en tela de
juicio la capacidad de los vocales del TSE de poder cumplir con sus funciones, de mejorar procesos, es una especie de traición al soberano que espera de ustedes lealtad a la democracia y respeto a las reglas del juego democrático. Sin entrar a mayores consideraciones, el Conade exige que el TSE cumpla con su rol y habilite el Direpre", sentenciaron los representantes de la entidad.

Comentarios