Escucha esta nota aquí

El Consejo Nacional de Salud (Conasa) radicaliza su postura tras la promulgación de la ley de Emergencia Sanitaria y declara un paro movilizado de actividades que se extenderá hasta el 28 de febrero. Lamentan la actitud del Gobierno central que no ha aceptado la audiencia solicitada.

El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Cleto Cáceres, cuestiona la "soberbia del gobierno" como un intento de "amedrentar al sector salud" con la promulgación de la ley.  Cáceres ratifica el voto resolutivo aprobado por el Conasa en los pasados días que plantea medidas de presión como el paro y las movilizaciones del sector.

El Conasa plantea la abrogación de la Ley de Emergencia Sanitaria por estar en desacuerdo con varios artículos incluidos en la norma. "Se agotaron todas las instancias, se escribieron cartas al poder legislativo y al propio presidente, para hacer las observaciones a la Ley de Emergencia Sanitaria aparte de las 3 anteriormente modificadas, pero sin respuesta alguna", manifestó Cáceres.

En un principio, se concretó un acuerdo entre los profesionales médicos y el Ministerio de Salud que permitió orientar tres artículos de la norma. Sin embargo, la versión que se presentó en el Senado planteaba nuevas observaciones tanto de los médicos como de otros sectores sociales.

Cáceres concentra sus críticas en los artículos que reglamenta el Consejo Nacional estratégico para las emergencias sanitarias, que limita su participación solo a los ministerios, y los que interfieren con la autonomía de las entidades regionales cuando se les declare como rebasadas.

Como autoridad del Colegio Médico, asegura que "no tememos las posibles amenazas o descuentos por parte del Gobierno". Las acciones de protesta buscan soluciones reales ante una emergencia que lastima al sector salud. "No podemos permitir que nuestros colegas sigan exponiendo la vida", sentencia Cáceres.

Apela a la razón para no entrar al paro

El ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza, convocó a la racionalidad de los médicos para que no ingresen a un paro de actividades y los invitó a que formen parte de la reglamentación.

“Se hace un llamado a la 'razonabilidad' del Colegio Médico y los gremios que estuviesen convocando a medidas de movilización y los invitamos, más bien, a que nos sentemos a (discutir) la reglamentación de los puntos que han observado para que así superemos estas dificultades”, sostuvo Auza.

La autoridad apeló al compromiso asumido durante las mesas de trabajo que permitieron un acercamiento de posturas. Fruto de ese encuentro se modificó la redacción en los artículos relativos al derecho a la huelga y la contratación de profesionales del exterior.

“Nosotros hemos cumplido por nuestra parte, en el marco de la razonabilidad, y esperamos que ellos (los médicos) también cumplan la parte que han firmado y se han comprometido”, reflexionó.

Según Auza, el Gobierno se mantiene la intención de dialogar, pero sin afectar la atención a los servicios de salud en plena pandemia del coronavirus.

Comentarios