Escucha esta nota aquí

Beni se convirtió en el segundo departamento, además de Santa Cruz, en confirmar la presencia de la variante brasileña de coronavirus que ha colapsado el sistema sanitario del vecino país. Un estudio de secuenciación genómica, realizado por el Instituto de Biología Molecular y Biotecnología de la UMSA a encargo del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Beni, identificó tres muestras compatibles con esta variante en pacientes de esa región.

“Se confirma que la variante brasileña ya circula en Trinidad, aunque nosotros ya veníamos informando de esta posibilidad por el cambio en las características clínicas de los pacientes, que tienen una rápida evolución hacia la complicación respiratoria,”, informó el director del Sedes de Beni, Erick Vallejos, al momento de referirse a los resultados de la investigación realizada en base a muestras tomadas en marzo a pacientes de Trinidad.

El martes las autoridades sanitarias del departamento cruceño ya habían informado que la cepa originada en Manaos ya estaba en Santa Cruz, basándose en un estudio realizado por el mismo laboratorio de la UMSA en conjunto con Biocience. Según esta investigación cuatro pacientes dieron positivo a la nueva variante.

Consultado al respecto, el ministro de Salud, Jeyson Auza, dijo que esa instancia ya recibió los reporte de la UMSA, pero los resultados deben ser validados por los estudios encargados por el Ministerio de Salud a los laboratorios internacionales.

Sin embargo, la autoridad nacional indicó que el Gobierno ya tomó sus previsiones desde el 22 de marzo para hacer frente a esta nueva cepa, que es doblemente contagiosa y afecta también a los jóvenes.

De acuerdo con Auza, desde esa fecha se aplica un plan de contención especialmente en frontera, el mismo que contempla el rastrillaje, la vacunación y el fortalecimiento del sistema sanitario.

“Desde el 22 de marzo nosotros hemos tomado acciones como si la cepa brasileña ya estuviera en el país. Hemos desplegado a las zonas fronterizas con Brasil, entre ellas la provincia Vaca Díez y las ciudades de Cobija, Guayaramerín y Riberalta toneladas de medicamentos y médicos que están realizando rastrillaje y han reforzado la vigilancia epidemiológica”, informó el ministro Auza.

Dijo que a Guayaramerín se le dotó de respiradores, monitores multiramétricos y bombas de infusión, además de especialistas.

Insistió que dada la alerta no se podía esperar los estudios de secuenciación genómica para actuar. “Hemos tomado las acciones necesarias y correspondientes como si la cepa P1 se encontrase en nuestro país, por eso hemos cerrado las fronteras y estamos aplicando todos los mecanismos necesarios para la contención”, insistió. 

El estudio en Beni

El director del Sedes de Beni informó que los pacientes que dieron positivo a la cepa P.1 en el estudio de secuenciación genómica no han presentado cuadros graves y que uno de ellos había enfermado anteriormente de Covid-19.

La autoridad agregó que por la escalada de casos, se cree que en esa región desde enero de este año ya había variantes distintas a las que circularon en la primera oleada.

Vallejos explicó que la investigación no contempló muestras de los municipios de Riberalta y Guayaramerín, pero se da por hecho que la variante circula también en esas zonas por el comportamiento epidemiológico.

El Sedes también presentó resultados parciales de una investigación realizada por el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop), en el que se identificó que ocho, de un total de diez muestras, son distintas a la cepa que se originó en la ciudad Wuhan (China) a finales de 2019.

De estas, cuatro corresponden a Trinidad, cuatro a Guayaramerín y dos a San Andrés.

Vallejos señaló que estas muestras fueron enviadas a Brasil para que se complete el estudio de secuenciación con la identificación de las variantes. “Pueden ser de cualquiera de las variantes que circulan a nivel internacional: la brasileña, la africana o la británica”, dijo.

En Beni aún esperan los resultados de un tercer estudio, que es el que fue solicitado por el Ministerio de Salud a laboratorios de Argentina.

Trinidad registra 7.249 casos acumulados de Covid-19, que representan el 49,6% del departamento. Además, suma 304 muertes en toda la pandemia.

A Vallejos le preocupa el incremento sostenido de casos en San Joaquín, por lo que ayer se envió a más de una decena de brigadistas para reforzar la búsqueda activa de casos. Se sospecha que el brote se deba a la variante brasileña.

Acciones en Santa Cruz

El gerente de Epidemiología del Sedes de Santa Cruz, Carlos Alberto Hurtado, informó que ninguno de los pacientes que dieron positivo a la nueva variante en el estudio encargado por Santa Cruz tiene antecedentes de haber viajado a Brasil, pero dos tuvieron contacto con extranjeros. Ninguno de ellos presentó cuadros graves.

De acuerdo con Hurtado, además de estos pacientes una treintena de personas han presentado signos y síntomas de la nueva variante, pero en todos los casos se actuó rápidamente con el aislamiento y seguimiento a los contactos, lo que ha permitido hacer un bloqueo epidemiológico.

Hurtado dijo que esa estrategia se seguirá aplicando para evitar la explosión de casos ahora que ya se sabe que la variante P1 está en Santa Cruz y además se exigirá la dotación de más vacunas para proteger a la población vulnerable.

“De los cuatro casos positivos, solo generaron dos casos más. Identificamos rápidamente a los pacientes, nos comunicamos con ellos, ingresaron en aislamiento y se hizo seguimiento a sus contactos, por ello es que no se ha desencadenado brotes o epidemias a partir estos casos”, dijo Hurtado, al agregar también hubo brotes familiares, como el que ocurrió en Puerto Quijarro, donde se aplicó un plan con rastrillaje, vacunación y otras medidas, que también ha dado buenos resultados en la contención.

“Lo único que queda es triplicar los esfuerzos con las medidas de autocuidado, de bioseguridad, distanciamiento físico y lavado de manos”, agregó Hurtado.

Por su parte, el presidente del Colegio Médico Departamental, Wilfredo Anzoátegui, alertó que la confirmación de la variante brasileña tanto en Santa Cruz como en Beni puede derivar en una tercera oleada de coronavirus en el país.

En este sentido, insistió en que es necesario que la capital cruceña, que concentra mayor cantidad de casos del departamento, asuma nuevas restricciones, como la reducción de horarios de circulación o, incluso, una cuarentena rígida.

Sin embargo, el presidente del Centro de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM), Emiliano Cronembold, informó que por ahora se mantendrán las medidas asumidas hace más de una semana, que incluyen la circulación las 24 horas, de lunes a viernes, y de 5:00 a 23:00, los sábados y domingos.

Más contagiosa

El Sedes Santa Cruz advirtió sobre el riesgo que suponía el ingreso de la cepa brasileña P1 al país. El secretario de Salud de la Gobernación, Marcelo Ríos, elevó la advertencia y aseguró que esta variante es el doble de contagiosa.

Y es que estudios en Brasil han confirmado que esta variante se caracteriza por duplicar el nivel de contagio respecto a otras cepas que se extendieron en el mundo. Además, su agresividad se manifiesta también en la población joven.

“El miedo es justificado, la P1 es una variante más contagiosa y se propagó muy rápido en Brasil, que es un país enorme y donde la pandemia está fuera de control”, explicó a la AFP la microbiologista brasileña Natalia Pasternak, directora del Instituto Questao de Ciencia.

Esto ocurre porque en esta variante los cambios se produjeron en los genes que codifican la espícula viral, la estructura que se encuentra en la superficie del virus y que le permite invadir las células de nuestro organismo.

Esta variante del virus fue identificada en enero en la región amazónica de Manaos, por lo que también se identifica como cepa amazónica. Rápidamente se convirtió en la cepa dominante en el vecino país. La escalada de muertes por Covid-19 en Brasil asentó la creencia de que también era una cepa con mayor letalidad.

Por otro lado, la Asociación de Medicina Intensiva Brasileña (Amib) alertó que entre el 1 de enero y el 26 de marzo se triplicaron los fallecimientos de personas de entre 18 y 45 años en las terapias intensiva, pues pasaron de 13,1% entre septiembre y noviembre de 2020 a 38,5% en el primer trimestre de 2021.

El subdirector del hospital central de la Caja Petrolera de Salud (CPS), Juan Pablo Jáuregui, ya ha notado un cambio en el en el perfil epidemiólogo en pacientes graves en Santa Cruz, pues hace más de un mes los cuadros graves afectaban en su mayoría a mayores de 60 años y ahora se ven casos menores 60 años y jóvenes. “Es algo muy notorio, hasta hace un mes y medio, del 100% de pacientes graves, 90% eran mayores de 60 años y ahora un 30% tiene menos de 60 años”, señaló Jauregui.

Compromiso pulmonar rápido

El responsable de los domos de la Caja Nacional de Salud (CNS), Mauricio Martínez, informó también que han observado a pacientes que presentaron daños pulmonares en menos tiempo de lo que se vio en la primera y segunda oleada. “Llegaron al hospital y en cuestión de 24 o 48 horas se complicaron”, señaló Martínez.

Lo propio indicó el director del Sedes de Beni, Erick Vallejos, al informar que la mayoría de los casos registrados en Guayaramerín y Riberalta tienen una característica de evolución rápida al distrés respiratorio y daño pulmonar.

Comentarios