Escucha esta nota aquí

Los abusos policiales en el conflicto cocalero cansaron a los vecinos de Villa Fátima, zona donde se encuentra el mercado de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), quienes exigieron el repliegue policial y en respuesta fueron gasificados. Las personas reclamaron al Gobierno de Luis Arce poner fin a este conflicto que está en su octavo día.


El incendio de una casa por gases lacrimógenos que dispararon los policías y la gasificación a la familia propietaria del inmueble cansaron a los vecinos de la avenida Ramiro Castillo. Más arriba, en la zona de Villa El Carmen, dos pacientes de la clínica San Francisco de Asís también sufrieron por el gas lacrimógeno, ya que los proyectiles entraron a sus habitaciones y provocaron la protesta de otro grupo.


La vecindad se enfrentó a una patrulla de la UTOP que circula en motocicletas y les pidieron que salgan de la zona. Les reclamaron el por qué no dejaban que los cocaleros arreglen sus problemas entre ellos. Los policías insistían en pasar, las mujeres se colocaron delante de las motos y en ese momento lanzaron gases contra el grupo de vecinos .Video: Margarita Choque


Los videos que se conocieron a través de redes sociales permitieron constatar que el malestar vecinal contra la Policía era general porque la gasificación obliga a cerrar los comercios, se restringe la circulación de las personas y se corre el riesgo de estar en medio del conflicto.


“Que se vaya la Policía”, “abusivos” y “fuera” era los gritos de los vecinos y comerciantes en el segundo enfrentamiento entre cocaleros y Policía, que empezó a las 18:00 aproximadamente. Las comerciantes de Villa El Carmen dijeron que la mayor violencia se ejerce desde la Policía porque los gases ingresan a las casas; mientras que los dinamitazos de los cocaleros asustan a los menores.


A las 19:30 las escaramuzas entre policías y cocaleros seguía. El puente Minasa se convirtió en el epicentro de los enfrentamientos y todos los vecinos tuvieron que resguardarse de nuevo en sus casas.


Comentarios