Escucha esta nota aquí

Dos incidentes demuestran la dificultad que vive a diario la fuerza de tarea conjunta en la lucha contra el contrabando. En el departamento de La Paz, una caravana del Ejercito fue emboscada y apedreada por contrabandistas y pobladores organizados para recuperar la mercadería incautada. En la localidad de Llica (Potosí), han instalado una vigilia ante las instalaciones militares para amedrentar a los uniformados.

El viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas Carrasco, reportó que la caravana del Comando Estratégico Operacional de Lucha Contra el Contrabando, (Ceolcc) fue apedreada en la comunidad de Escoma por un grupo de aproximadamente 100 personas. Como consecuencia de las agresiones, varios efectivos requirieron asistencia hospitalaria en Cossmil.

Además, la acción de los contrabandistas, con apoyo de pobladores, logró recuperar un minibus que trasladaba la mercadería incautada.

En este hecho, Vargas denuncia que antes de la emboscada, la caravana ya presentó un incidente previo en Puerto Acosta, donde los pobladores bloquearon la ruta para impedir el tránsito de los vehículos del Ceolcc

Hostigamiento en Potosí

El propio viceministro Vargas se refirió a otro incidente con la Fuerza de Tarea Conjunta que lucha contra en contrabando esta vez en la localidad de Llica, departamento de Potosí. Pobladores de diversas zonas fronterizas se organizan para amedrentar y hostigar a efectivos militares que operan en el municipio.

Un nutrido grupo de contrabandistas organizados, apoyados por la población de Llica, se dirigieron al puesto militar de manera enardecida, donde rodearon la instalación militar y comenzaron a disparar petardos y a quemar llantas. 

El reclamo de los pobladores exigía la devolución de un vehículo incautado perteneciente a una vecina de Vilasaca Challa. La exaltación de los manifestantes amenazaba con quemar y tomar las instalaciones del domo militar, según reporta la nota de prensa ofrecida por el Viceministerio de Lucha contra el Contrabando.

Las autoridades militares determinaron devolver el vehículo a la supuesta propietaria en presencia del corregidor de Vilasaca Challa para pacificar el ambiente.

En ambos casos, se presentará las correspondientes denuncias ante el Ministerio Público con los antecedentes correspondientes a cada caso.

Efectivos militares resguardan las instalaciones ante el hostigamiento de pobladores y contrabandistas en Potosí.

Comentarios