Escucha esta nota aquí

Por un lado, la dirección regional del MAS de El Alto decidió la expulsión de la ex presidenta del Senado, Eva Copa; pero del otro, la dirección de juventudes del MAS resolvió desconocer a sus dirigentes y respaldar a la  ahora candidata de Jallalla La Paz.


“El ampliado regional ha determinado expulsar a la señora Eva Copa”, declaró tajante Marco Poma, dirigente regional en El Alto, aunque no pudo responder en qué momento se instaló y cuándo fue el proceso contra su excorreligionaria.


El 28 de diciembre, Copa renunció al MAS y 48 horas después la directiva política de ese partido anunció su expulsión. Hasta el momento no se sabe si esa decisión está respaldada por la dirección nacional del masismo.


Copa se presentó como candidata de la agrupación Jallalla La Paz luego de que la dirección política decidiera que el candidato sería el dirigente alteño Zacarías Maquera, quien desplazó a la exlegisladora. Sus adherentes que la proclamaron como candidata oficial, decidieron cambiar de partido para seguir en carrera electoral.


Los representantes de las juventudes del MAS en El Alto aseguraron que fueron los dirigentes quienes desobedecieron el mandato de las organizaciones y que ellos, como militantes masistas, apoyarán firme y abiertamente la candidatura de Eva Copa.


“Evo Morales, Gerardo García, Guido Varela y Daniel Ramos han traicionado a la ciudad de El Alto, por eso los desconocemos y pedimos el voto castigo para el MAS”, exclamó un joven dirigente del partido azul en esta ciudad antes de despojarse de los colores del masismo.


De ese modo quedó en evidencia la división interna que sufre el MAS en la ciudad de El Alto, tras la decisión de Eva Copa de ir como candidata por otra organización. Esta ciudad era el bastión del masismo desde 2005 cuando posibilitó la victoria  a Morales en las elecciones de ese año. Es la primera vez que trasciende con tal fuerza el descontento interno que amenaza extenderse a otras regiones.


El cuidado


Al igual que Copa, sus seguidores procuran evitar los colores verde y rojo de Jallalla La Paz,  en alusión a la ciudad sede de Gobierno. Solo realizan declaraciones contra la dirigencia del MAS y anticipan que el día de los comicios del 7 de marzo, Evo Morales se dará cuenta de que estaba equivocado.


El joven dirigente censuró las acciones de Maquera y de la exministra de Culturas, Wilma Alanoca durante los conflictos de octubre y noviembre de 2019. Recordó que la exministra estaba refugiada en la residencia de la embajada de México y el dirigente que ahora es candidato estaba "escondido" en su casa.


“Él dice que organizó la resistencia, ¿cuál resistencia?” cuestionó el dirigente y dijo que fue la gente que estaba autoconvocada la que movilizó a las organizaciones contra el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez.


Comentarios