Escucha esta nota aquí

La presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, informó este lunes que el Ministerio de Relaciones Exteriores, a la fecha, no confirmó el envío de invitaciones a mandatarios de países de la región ni a expresidentes de Bolivia, para su asistencia al acto de transmisión de mando presidencial que se realizará el próximo 8 de noviembre.

“Corresponde que Cancillería haga las invitaciones a los mandatarios de la región y a los exmandatarios del país, reitero que no nos ha llegado ninguna nota, no nos responden. Vamos a esperar hasta mediodía (de hoy lunes 26 de octubre), para que hagan esto; los tiempos son muy cortos”, subrayó la autoridad.

Según el calendario electoral, este martes 29 de octubre, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) entregará credenciales a los nuevos senadores y diputados electos y el miércoles 30 se hará la entrega de credenciales al binomio presidencial electo, Luis Arce y David Choquehuanca. 

La titular del Órgano Legislativo considera que se debería invitar a todos los expresidentes del país, entre ellos Carlos Mesa, Jorge Quiroga y Evo Morales, aunque es decisión de cada exautoridad asistir o no al acto de investidura. 

“Como expresidentes todos deberán estar invitados y serán ellos quienes deberán confirmar su asistencia, lamentablemente la Cancillería ha obviado este tema, hasta el día de hoy no nos ha hecho llegar las notas, no sabemos quiénes han confirmado y quiénes no (…) Hasta mediodía esperaremos que Cancillería nos mande la lista de invitados y si no lo hace, lo voy a hacer yo”, advirtió Copa.

A trece días para el acto de trasmisión de mando presidencial, Copa precisó que se deben tomar previsiones, siguiendo las medidas de bioseguridad, estableciendo los espacios con distanciamiento social, según corresponde. 

Finalmente, detalló que se cursará invitaciones a representantes del Pacto de Unidad y otras organizaciones destacadas. Luego del acto protocolar de traspaso de mando presidencial, se realizará un desfile en la plaza Murillo, donde participarán las organizaciones sociales y los nuevos mandatarios del país. 

Por tradición protocolar, se deberá cursar invitaciones a mandatarios de la región, representantes de organismos internacionales, personalidades como invitados especiales, expresidentes de Bolivia y representantes de organizaciones sociales.