Escucha esta nota aquí

Existe un plan de contingencia, pero la situación es crítica en los centros de atención a pacientes con coronavirus en Beni. Hospitales colapsados y una gran demanda de recursos humanos para la atención de los enfermos es la radiografía de hoy.

"Necesitamos que Bolivia sepa cómo estamos viviendo en Beni", inicia Carmelo Merubia, presidente de la Sociedad Científica de Beni y vicepresidente del colegiado médico de ese departamento.

Al inicio de la pandemia, se creó un centro Covid-19 con la unificación de todos los sistemas (seguridad a corto plazo y público) donde se atienden a los sospechosos y positivos en estado leve y moderado.

En abril, el Hospital Presidente Germán Busch realizó una transición para atender a pacientes moderados y graves. A inicios de mayo empezó a colapsar el sistema público.

En el caso del Hospital Materno Infantil, en este momento es el único que atiende a estos dos segmentos poblacionales, sean o no positivos.

"Lastimosamente más del 55% de la población médica empezamos a caer con la enfermedad por la falta de bioseguridad, además de la mala educación de la población", contó Merubia.

Más allá de la atención en los hospitales de tercer nivel, también se conformó un equipo de atención inmediata en el primer nivel, que fueron los primeros que cayeron contagiados. "A partir de ahí se abrieron los centros San Vicente y el de salud central por 24 horas para seguir conteniendo el colapso, pero ahora ha disminuido mucho el personal con la enfermedad".

Merubia explicó que si bien ha llegado ayuda de voluntarios médicos desde La Paz y Sucre, faltan manos para continuar con la lucha.

"Necesitamos mucha ayuda. Tenemos ventiladores en emergencias y en terapia intensiva, pero nos hace falta especialistas, porque todos prácticamente son médicos generales capacitados, pero nos hace falta mucho personal".

La Gobernación y el municipio han abierto convocatorias para contratación, pero Merubia lamenta que en Beni no exista mucho personal de salud.

La enfermedad está avanzando y los pueblos más pequeños están también comenzando a colapsar sus sistemas de salud.

"El Ministerio de Salud han tenido sus reuniones y están montando un espacio en la FexpoBeni con 150 camas, en la parte de la Villa Olímpica se están poniendo domos, hay un plan interesante que esperemos que mitigue este tema del contagio".

Para que se inicie el funcionamiento de este espacio en la muestra ferial falta la llegada de más equipos de respiradores que, en su momento, se prestaron de la Caja Nacional.

Solo en el Hospital de Trinidad se necesitan unos 50 médicos, en el Materno Infantil son unos 20 profesionales, además de la asistencia de biotecnólogos. A nivel departamental, Merubia estima que faltan unos 200 médicos para la atención en las provincias.

El otro problema

Merubia lamenta que, a parte de la presencia del virus, la medicación que se encuentra recetando un reconocido odontólogo ha ocasionado la descompensación de varios pacientes.

"Hay diabéticos e hipertensos que están llegando intoxicados por ese tratamiento. Nosotros, como Sociedad Científica, exhortamos a la población que no se automedique, sabemos que estamos diezmados", dijo el galeno.