Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, brindó este martes las cifras globales sobre los casos de coronavirus al interior de la Policía Boliviana. Siete efectivos perdieron la vida hasta la fecha, de un total de 141 infectados y 86 uniformados se recuperaron.

Durante un acto público en Cochabamba, la autoridad agradeció el sacrificio de los agentes del orden y destacó la decisión de la presidenta Jeanine Áñez, de condecorar a los miembros de esa institución que donen plasma hiperinmune para combatir el Covid-19.

Lamentó que el comandante y subcomandante del verde olivo, además del responsable del Ejército en Santa Cruz resultaran afectados por la pandemia, pero destacó que eso es muestra de la labor en primera línea que cumplen los uniformados para evitar que se propague la enfermedad.

“Esta pandemia tiene mucho por delante, la cuarentena me imagino que se verá hasta el jueves cuáles serán los cambios que van a haber”, agregó Murillo, anticipando que el Gabinete aprobará un nuevo decreto ante la conclusión del estado de emergencia sanitaria.

Enfatizó que, pese a “todos los ajustes que se hagan a partir del 31 de mayo, la mayor responsabilidad para cuidar nuestras vidas está en nosotros, no podemos ni debemos esperar que la Policía y las Fuerzas Armadas nos estén correteando para que no cometamos exabruptos”.

Hemos hecho todos los esfuerzos para que la Policía esté mejor”, concluyó, a tiempo de entregar motorizados para que la Policía en Cochabamba amplifique sus patrullajes.

Entre el viernes y sábado de la pasada semana, la Policía perdió a tres de sus uniformados enfermos con coronavirus. Santa Cruz y La Paz son las regiones donde existen más uniformados infectados con el Covid-19.