Escucha esta nota aquí

La Corte de Apelaciones de Iquique decidió revocar la detención preventiva de los tres militares bolivianos y otorgó la figura de arresto domiciliario en un hotel de la comuna de Pozo Almonte. Ayer, la defensa de los efectivos presentó la apelación en una audiencia virtual y destacó que los uniformados cruzaron por “error” la frontera hacia suelo chileno mientras realizaban un operativo de persecución a contrabandistas.

La defensa de los tres militares bolivianos detenidos en Chile recurrió a la Corte de Apelaciones de Iquique con el objetivo de revocar la prisión preventiva que cumplen los uniformados en el vecino país.

El abogado Christian Castro Hernández, abogado defensor de los tres militares, expuso ayer la estrategia ante los magistrados y esta vez, a diferencia de la pasada audiencia del 11 de septiembre en el juzgado de Pozo Almonte, afirmó que los uniformados cruzaron la frontera por “error”. Horas más tarde la Corte de Apelaciones de Iquique emitió su veredicto.

El fallo fue unánime. Los magistrados Pedro Güiza Gutiérrez, Mónica Olivares Ojeda y Andrés Provoste Valenzuela decidieron revocar la prisión preventiva de los militares y otorgaron detención domiciliaria en la comuna chilena de Pozo Almonte. La defensa inscribió un hotel de esa municipalidad como sede de la detención domiciliaria.

La resolución

“Lo expuesto por los intervinientes mediante sistema de teletrabajo por videoconferencia, se desprende que conforme los antecedentes aportados resulta más proporcional al mérito de autos, atenuar el régimen cautelar de los imputados”, dice parte de la resolución de la Corte de Apelaciones de Iquique sobre el caso de los tres militares bolivianos.

Por su parte, la Fiscalía de Tarapacá anunció que no comparte la resolución de la Corte de Iquique, pero aseguró que la respeta y mencionó que se dio la detención domiciliaria y no se observó la imputación a los uniformados por robo y portación de armas de guerra.

“(La Corte de Apelaciones de Iquique) valoró que el fallo no cuestione ni los delitos ni la participación, ya que los ministros solo señalaron que sería más proporcional un arresto domiciliario total”, afirmó la Fiscalía de Tarapacá en un comunicado.

Ahora, los militares bolivianos abandonarán el penal de Alto Hospicio y pasarán a un hotel de la comuna de Pozo Almonte, a una hora y media de Iquique, donde guardarán el arresto domiciliario. El abogado de los uniformados había presentado la dirección de este alojamiento y también la del consulado de Bolivia en Iquique, pero este último fue desechado por ser una sede diplomática.

Comentarios