Escucha esta nota aquí

El 17 de septiembre se informaba que Santa Cruz registraba 17 incendios forestales y esta tarde, el gobernador Rubén Costas dijo que quedan por sofocarse ese mismo número de casos en cinco municipios. Además, indicó que la emergencia está en su epílogo.


“Son 310 emergencias por incendios forestales, de las cuales 293 fueron controladas en los diferentes municipios, actualmente estamos trabajando en 17 incendios activos en cinco municipios, algunos de ellos con más de 30 días de existencia”, precisó la primera autoridad del departamento  luego de la reunión del Comité de Crisis.


Desde el mes de septiembre, las autoridades departamentales y nacionales aunaron esfuerzos para combatir los incendios forestales en el departamento, que según Costas, fueron menos que el año pasado, aunque matizó que no por ello estaba tranquilo.


Recordó que el incendio del área protegida de Copaibo llevó 67 días y fue más persistente, pero al final fue controlado. En esta temporada de incendios se llegó a tener 60 incendios forestales de manera simultánea y que 310  se atendieron en un solo día.


El gobernador Costas refirió que los informes del servicio meteorológico indican que está ingresando la época de lluvias al departamento y que las precipitaciones serán de consideración para mañana, “estamos cerca de salir de la temporada crítica de incendios forestales, se estima que hasta mediados de noviembre ya tendremos la época de lluvias instalada en el departamento”, dijo.


La ayuda


Mientras que la directora de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN), Natalia Calderón, explicó que desde la declaratoria de emergencia departamental se solicitó apoyo al gobierno de Estados Unidos para el combate contra incendios forestales.


“En el marco de esa cooperación, la Fundación Amigos de la Naturaleza a través del buró de asistencia humanitaria de Usaid hace la entrega de aproximadamente 100.000 dólares en equipamiento para fortalecer el combate contra incendios forestales”, afirmó.


También señaló que después de trabajar 10 años en estas tareas adquirieron la experiencia necesaria que permite la asistencia rápida para los voluntarios y los efectivos militares que combaten los incendios forestales cada año.


Mientras la ministra de Medio Ambiente y Agua, María Elva Pinkert, adelantó que el gobierno entrante tendrá un avión Hércules C-130 convertido en un avión-cisterna para atender este tipo de emergencias y recomendó que debería preservarse la institucionalidad de las entidades que conformaron este comité de crisis para combatir eficazmente el fuego en el bosque.