Escucha esta nota aquí

En medio de la pandemia por coronavirus, la población de Cochabamba también sufre por los malos olores que ha comenzado a sentirse a causa de la gran acumulación de basura en la ciudad. En los contenedores rebalsados de desechos se observan hasta cráneos de ganado vacuno y de ovejas.

Se estima que al menos 10.000 toneladas de basura se han acumulado en la ciudad en los nueve días de bloqueos. Los pobladores de K’ara K’ara impiden el ingreso de camiones basureros al botadero municipal. La capital valluna, que también es golpeada por el Covid-19 (hasta ayer 228 positivos), se expone a otras enfermedades infecciosas por la podredumbre en la vía pública.

Lo llamativo, hasta ahora, es que nadie se hace responsable de la situación. El Gobierno municipal de Cochabamba y las autoridades nacionales no toman acciones. Ayer el ministro de Trabajo y delegado presidencial en Cochabamba por el coronavirus, Óscar Mercado, afirmó que no intervendrán y que la solución debe llegar por parte de la Alcaldía y de la Gobernación.

Las autoridades tampoco han reaccionado para buscar una solución al conflicto. En las últimas horas, el Concejo Municipal emitió una resolución pidiendo al Ejecutivo que procese a los bloqueadores. “Estamos instruyendo al alcalde (José María Leyes) y le pedimos a la gobernadora (Esther Soria) que procesen a los bloqueadores y solucionen el problema porque están atentando contra de la salud de los cochabambinos”, afirmó Rocío Peñaranda, secretaria de Asuntos Jurídicos del municipio valluno.

Los manifestantes exigen la flexibilización de la cuarentena para salir a trabajar; sin embargo, el Ministerio de Salud ubicó a la ciudad de Cochabamba en la categoría riesgo alto por la gran cantidad de personas infectadas con el nuevo coronavirus.

Comentarios