Escucha esta nota aquí

Luis Fernando Camacho va ganando en Santa Cruz, pero corre el riesgo de convertirse en un candidato regional. El expresidente del Comité pro Santa Cruz, claro líder de la revuelta popular que sacó del poder a Evo Morales, tiene un 28% de intención de voto, frente a un 26,3% de Jeanine Áñez.

Luis Arce Catacora es tercero con un 16,3%, menos de la mitad de lo que obtuvo Evo Morales (34,76%) en las elecciones anuladas de octubre último, mientras que Carlos Mesa está cuarto, con un 8,7%, casi la quinta parte de lo que sacó en octubre, cuando ganó el departamento con un 46,85% de los votos. Chi Hyun Chung tiene un 5,3%, solo un punto por debajo de lo obtenido el año pasado. El resto de los postulantes no llega al 2%.

Al parecer, Camacho y Áñez se están disputando el voto ‘cruceñista’. Añez supera por mucho el 9% sacado por su correligionario y jefe de campaña Óscar Ortiz en las elecciones nulas, mientras que el excívico tendrá que remar fuerte para que una campaña de voto útil no se lleve lo conquistado hasta ahora, como le sucedió a Ortiz el año pasado. El cruceño comenzó liderando la encuesta local, pero fue perdiendo fuelle a medida que la elección se polarizó entre Morales y Mesa. De momento, sobre la base de esta encuesta, no parece que se vaya a dar un escenario de polarización.

El problema de Camacho es que, según la encuesta de CiesMori para Unitel, Red Uno y Bolivisión, es que no despega en el resto del país. Llama la atención su porcentaje en Potosí, de donde es Marco Antonio Pumari, su acompañante de fórmula. Allí es quinto (4,1%), aún por detrás de Chi (4,9). El departamento minero es disputado por el MAS y Comunidad Ciudadana.

Tampoco despega en el oriente. El único distrito donde pasa del 10% es en Pando, donde se alió con Leopoldo Fernández y le ha dado 11,1%. En Oruro (0,3%), La Paz (1%) y Cochabamba (2,9%), el discurso de Camacho no ha penetrado, pese a que durante los 21 días de movilizaciones encabezaba actos multitudinarios.
 
Por la misma plaza

Otro dato de esta encuesta es que gran parte del caudal de votos de Áñez también tienen base en Santa Cruz. La candidata-presidenta es muy fuerte en Beni, pero el peso del padrón amazónico es bajo. Su única plaza fuerte en el eje troncal, donde se define la elección es Santa Cruz. En La Paz tiene un 7,2% de intención de votos, a nueve puntos de Mesa y mejora levente en Cochabamba (9,6%, a 15 puntos de Mesa) y lo que la mete en pelea por el segundo puesto son los 26,3% de Santa Cruz. Así, el futuro de esta elección vuelve a pasar por lo que decida hacer con su voto el elector cruceño. En octubre, fue el que mantuvo vivo a Mesa hasta el final.

Antimasismo

Santa Cruz es un departamento fuertemente antimasista. Así lo comprobó un estudio de la Gabriel René Moreno el año pasado. Pese a que los consultados se identificaban más con Demócratas como partido, iban a votar a por Carlos Mesa para que no siguiera Evo Morales.

Difícil penetración

Tanto Camacho como Áñez tienen su peor desempeño en los departamentos de occidente (La Paz, Oruro y Cochabamba).

Asunto de tres

Según los datos de la encuesta, esta podría ser la primera elección desde 2005 donde los dos principales candidatos no se lleven más del 80%. Hasta el momento, parece un asunto de tres, que suman un 65% de intención de votos.