Escucha esta nota aquí

La decisión de no exigir a la población el carnet de vacunación contra el Covid-19 fue asumida como un retroceso y una derrotada del Gobierno. El sector médico aseguró que el ministro de Salud, Jeyson Auza, cuida su cargo, pero hay expertos y políticos que ven que el Ejecutivo dobló el brazo ante un sector minúsculo: el movimiento antivacunas.

El Gobierno decidió ayer suspender la exigencia del carnet de vacunación contra el Covid-19 en medio de la presión de los grupos antivacunas. Había marcha de sectores de Cochabamba y La Paz, que, a pesar de la medida, decidieron seguir con la movilización hasta que se abrogue Decreto Supremo 4641.

El presidente de Diputados, Freddy Mamani (MAS), afirmó ayer que la exigencia del carnet de vacunación “quedará en la nada” si así lo determina el equipo del Ejecutivo encargado de la gestión de la pandemia.

“Habrá toda una evaluación (para ver) si hay necesidad de exigir el carnet. Pienso que quedará en la nada; esperamos que así sea porque estamos viendo asumir la conciencia del pueblo, entonces no hay necesidad de la exigencia del carnet de vacunación”, afirmó Mamani.

Uno de los más críticos a la decisión fue el alcalde de La Paz, Iván Arias, quien reprochó la decisión de Salud y la calificó como un retroceso en la gestión contra la pandemia contra el coronavirus. El burgomaestre paceño anunció que en la sede de Gobierno se seguirá exigiendo la constancia de que un ciudadano fue vacunado.

Seguirán pidiendo el carnet

“Vamos a seguir exigiendo (el carnet de vacunación), así caigamos pesados, pero es por el bien y la vida de todos”, afirmó Arias.

En esa línea, el gobernador de La Paz, Santos Quispe, calificó como un “retroceso” la decisión del Gobierno; también aseguró que en el departamento paceño se seguirá pidiendo el carnet.

“Lamentablemente, ha retrocedido el Gobierno, pero nosotros no vamos a retroceder, vamos a seguir exigiendo (el carnet de vacunación) mediante la Gobernación”, resaltó Quispe.

A pesar de que el Gobierno decidió eliminar el requisito, los grupos que protestan contra el carnet siguieron con sus medidas de presión. Ayer, un periodista fue agredido en la ciudad de El Alto, donde hasta anoche persistía el bloqueo y la manifestación.

El representante del Comité Cívico de El Alto, Gregorio Gómez, dijo que las manifestaciones seguirán si es que el Gobierno no abroga los decretos 4660 y 4661.

La protesta también persistía en la ciudad de Cochabamba. Los sectores en movilización exigen la abrogación de los decretos y no “simplemente” la flexibilización con el carnet de vacunas.

Para el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, la decisión del Ejecutivo pone en “desventaja” al trabajo de los gobiernos subnacionales. “El haber dado un paso atrás para exigir el carnet de vacunación, vuelve a ponerlo en una situación de desventaja para aquellos gobiernos departamentales que estamos procediendo a la vacunación y que estamos luchando para que todo el pueblo se vacune”, dijo Camacho.

El movimiento antivacunas siguió con sus protestas a pesar de que el Gobierno dio un paso atrás

El diputado de Comunidad Ciudadana (CC) Alejandro Reyes consideró que la decisión del Gobierno de Luis Arce muestra “debilidad” y pone en riesgo la salud ante la cuarta ola de la pandemia de coronavirus.

Desde Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina criticó al Gobierno y aseguró que al MAS no le interesa gobernar porque esa tarea “exige pagar costos políticos”. El opositor criticó que un movimiento pequeño doble el brazo del Ejecutivo.

Comentarios