Escucha esta nota aquí

El ministro de Salud, Jeyson Auza, calificó de devastador el fallecimiento de funcionarios de la institución que, en el cumplimiento de su labor, perecieron en un accidente de aviación este sábado y expresó sus condolencias a las familias de sus compañeros de trabajo.

“Hemos recibido con mucho dolor esta devastadora noticia, son compañeros de trabajo, colegas y amigos quienes, sin importar feriados, sábados o domingos, menos el lugar por muy remoto que sea, se trasladaban para realizar su trabajo, en este caso una investigación en salud pública como es el de evaluar y elaborar archivos de láminas para Malaria y supervisar las acciones por el brote de c falciparum, un protozoo parásito que causa malaria en humanos”, declaró la autoridad.

La mañana de esta sábado, una aeronave de la FAB que se estrelló en una zona boscosa, en cercanías de la comunidad Agua Dulce, departamento de Pando, donde fallecieron calcinadas seis personas, entre ellas la responsable de Dengue y Chikunguña de la Dirección General de Epidemiología, Dra. Carla Romero Pérez; la técnica en vectores del Inlasa, Dra. Erika Mercado Bustillos, el técnico en vectores del Inlasa, Lic. José Aruni Chura y el técnico en vectores del Inlasa, Dr. Wálter Delgado Ugarte.

El ministro de Salud ponderó la entrega, profesionalismo y dedicación de esos servidores públicos que, en el cumplimiento de su labor, perecieron en el accidente de aviación.

Por su parte la viceministra de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional, María Renee Castro, lamentó la pérdida de esas personas y dijo que la aeronave partió a tempranas horas de este sábado del municipio de Riberalta, el departamento del Beni y cayó minutos después en una comunidad de Pando.

“El avión salió de Riberalta, poco tiempo después de despegar empezó a fallar y quiso volver a Riberalta, pero cayó en la comunidad de Agua Dulce, del municipio Gonzalo Romero, que queda al frente de Riberalta cruzando el río Beni, a 25 minutos”, relató.

El director de Epidemiologia del Ministerio de Salud, Freddy Armijo, informó que la misión cumplía el plan de evaluación, elaboración de archivo de láminas para malaria, además que hacían trabajo de socialización de las Estrategias de Gestión Integral de Arbovirosis, para su aplicación, en Beni. Empezaron la actividad en Trinidad y luego pasaron a Riberalta.

“Acabando la actividad en Riberalta el retorno fue previsto para el viernes 8 de octubre, pero la empresa canceló los vuelos, por lo que buscaron otra opción de ir por Cobija, y de Cobija viajar hacia La Paz. Por la demanda de pasajeros las dos doctoras se separaron, una se fue en otra aerolínea (la  doctora Janette Huanca, en Aero taxi Ariel), y la licenciada Romero fue en la aeronave de la FAB (que sufrió el accidente)”, explicó Armijo.

Complementó que los profesionales en salud tenían una actividad extra, de supervisar las acciones por el brote de plasmodium falciparum que se dio en el septiembre en el municipio de Riberalta.

La avioneta con matrícula FAB-320 partió del aeropuerto Capitán de Aviación Selín Zeitun López, de la ciudad de Riberalta, con destino a la ciudad pandina de Cobija. El accidente ocurrió siete minutos después de alzar vuelo en Riberalta, según el informe policial.

En este accidente también fallecieron los dos tripulantes de la aeronave: el capitán Freddy Suárez Téllez y el teniente Jhon Clinton Mariaca.




Comentarios