Escucha esta nota aquí

La audiencia cautelar que estaba programada para hoy contra el ex director nacional de la FELCC, Coronel Iván Rojas, fue suspendida por ausencia de él y de su esposa, Carla Rocío de la Torre, que son los principales acusados del delito de legitimación de ganancias ilícitas. El juez determinó declarar rebelde al exjefe policial y además podrá ser aprehendido en cualquier momento.


“El juez ha dispuesto la rebeldía, la anotación preventiva de sus bienes y la retención de sus cuentas para garantizar que no pueda salir del territorio nacional, se trata de medidas cautelares y estos bienes serán para la reparación del daño una vez concluido el proceso”, declaró el fiscal Alexis Vilela, que está a cargo del caso.


Rojas es investigado por lavado de dinero, fue suspendido de su cargo y luego procesado. Incluso sus subalternos lo acusan de acoso laboral y manipulación de casos. La Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) emitió un informe en junio de este año en el que detectó el movimiento inusual de dinero de la familia Rojas-de la Torre.


Las investigaciones, hasta el momento, descubrieron que esta familia realizó más de 1.500 movimientos bancarios en cinco entidades financieras y el manejo alcanza a Bs 100 millones en todo este tiempo.


El fiscal Vilela recordó que en la audiencia, el abogado patrocinante del matrimonio dijo que  está buscando refugio en Chile. Pero los policías que lo denunciaron creen que la pareja ya está en ese país porque la Fiscalía demoró en sus acciones.


La autoridad dijo que ya solicitaron la alerta migratoria para evitar que el jefe policial y su esposa salgan del país y en caso de no encontrarse en territorio nacional, se solicitará la activación del sello azul en Interpol y conocer el paradero de ambos.   



 

Comentarios