Escucha esta nota aquí

El alcalde de Cochabamba, José María Leyes, fue aprehendido este miércoles al mediodía, dentro de una investigación por presuntas irregularidades en la contratación de un restaurante para la entrega de comida a militares y policías desplegados por la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Al salir de las oficinas de la Fiscalía Anticorrupción, donde se abstuvo de declarar por el caso denominado Comida, dijo sentirse perseguido, dolido y decepcionado. "No es esto por lo que el pueblo boliviano peleó" y acusó al ministro de Gobierno, Arturo Murillo, de estar "detrás de esto" y ejecutar una "persecución personal" en su contra.

Leyes fue llevado a dependencias de la Felcc para esperar su audiencia de medidas sustitutivas. En horas de la mañana, el Ministerio Público allanó su domicilio en busca de documentación relacionada a la contratación directa de la empresa.

Para su abogado, Jhimmy Almanza, la aprehensión fue "ilegal". En una rueda de prensa dijo que: "Habiendo una audiencia para el 2 de junio, hacen aparecer una resolución de aprehensión que ni siquiera se encuentra debidamente justificada y bajo pretexto de allanamiento, ingresan al domicilio para poder ejecutarla".

El caso

La denuncia fue presentada el 27 de abril por concejales y se abrió la indagación por la presunta comisión de los delitos de corrupción, uso indebido de influencias, conducta antieconómica, incumplimiento de deberes y contratos lesivos al Estado.

La acusación señala que la Alcaldía contrató los servicios de una empresa para que provea de raciones de comida a los uniformados en medio de la emergencia sanitaria por el Covid-19, sin que el restaurante que se adjudicó el contrato se presentara al Registro Único de Proveedores del Estado (RUPE), es decir, la contratación habría sido directa.

Leyes había reasumido el cargo de burgomaestre a mediados de febrero, después de estar suspendido casi dos años, debido a que fue investigado por presuntos hechos de corrupción en la compra de mochilas escolares.