Escucha esta nota aquí

La defensoría del Pueblo expresó su preocupación por que, no obstante, de haberse declarado el 21 de mayo desastre sanitario en el departamento de Beni -por la alarmante propagación del coronavirus-, las autoridades nacionales, departamentales y municipales aún no activaron medidas efectivas para contrarrestar el crecimiento acelerado de casos positivos que al 28 de mayo alcanzan a 1.506 y 84 fallecimientos.

“Beni es el departamento con el mayor índice de casos positivos de Covid-19 en todo el país.  Lamentablemente no se han asumido medidas adecuadas y oportunas para contrarrestar y prevenir la enfermedad, pues no cuenta con mínimas condiciones de salud para la atención de pacientes y menos un laboratorio con capacidad para la verificación de los casos sospechosos”, dijo la titular de esa instancia, Nadia Cruz.

Los datos detallan que la única instancia de análisis de Covid-19, procesa 90 muestras por día de las 150 que llegan y existe alrededor de 300 muestras rezagadas, lo que demora el resultado de los diagnósticos.

Cruz observó, asimismo, que la distribución insuficiente de insumos para la toma de muestras y medios de transporte viral a los diferentes municipios a cargo del Servicio Departamental de Salud (SEDES), provoca que queden en lista de espera los casos sospechosos, como ocurre con Riberalta y Guayaramerín, donde existen 241 y 100 casos sospechosos de Covid-19, respectivamente.

A esto se suma, dijo, que a pesar de haberse habilitado ocho centros centinelas para la atención de casos (2 en Trinidad, 1 en Guayaramerín, 1 en Riberalta, 1 en San Borja, 1 en San Ignacio, 1 en San Andrés y 1 en Santa Ana), estos centros no cuentan con respiradores para terapia intensiva.

Los ocho respiradores para terapia intensiva que funcionan en el departamento se encuentran concentrados en el Hospital Germán Busch, lo que preocupa por la demora que significaría el traslado de un paciente que requiera esta atención, desde poblaciones alejadas como San Borja.

“Si bien el Gobierno central ha realizado la entrega de aproximadamente de 20 respiradores a Beni, estos no son apropiados para terapia intensiva; además, los mismos no se encuentran en funcionamiento, ya que están en depósito sin ningún tipo de uso”, observó la defensora.