Escucha esta nota aquí

Medio centenar de personas, aproximadamente, pertenecientes a una agrupación denominada Valkiria llegaron hasta la Defensoría del Pueblo y arremetieron contra el edificio, lograron ingresar y destruyeron su interior. La institución denunció el hecho y mostró fotografías de los revoltosos, además criticó que la Policía no haya acudido cuando fue llamada para frenar el ataque.


“La Institución denuncia que estos grupos, que son los mismos que protagonizaron similares ataques contra la defensoría en noviembre de 2019, actúan con la permisividad del Gobierno y la Policía Boliviana, que debería garantizar la seguridad de la población, a la que se llamó reiteradamente para que envíe un contingente para prevenir estos hechos delincuenciales, sin una respuesta efectiva” señala la nota de esta oficina.


Según los denunciantes, los agresores intentaron llegar hasta la oficina de la defensora, Nadia Cruz, y creen que querían atacarla. Ante ese suceso recordaron que en la justicia ordinaria existe una denuncia por los hechos de noviembre del pasado año y que será ampliada contra estas personas que están identificadas por las cámaras de seguridad de la Defensoría.


Aseguran que el ataque puso en riesgo la salud de los agresores y de los funcionarios que trabajan en la entidad. "Lo sucedido atenta contra la salud de los funcionarios y de la población que acude a la Defensoría”, señala la nota de prensa.


Fue lanzada una acusación contra un diputado, aunque no se identificó de quién se trata, “toda vez que se escuchó que reportaban, vía teléfono celular, su ingreso a esta institución exigiendo la renuncia de la Defensora del Pueblo”, finaliza el reporte.