La instancia de derechos humanos sostiene que hablar de “milicias armadas” genera una exacerbación en el país. También cuestiona la persistencia de acciones intimidantes y agresivas por parte de grupos civiles

14 de enero de 2020, 10:18 AM
14 de enero de 2020, 10:18 AM

Mediante un comunicado, la Defensoría del Pueblo rechazó las declaraciones del expresidente Evo Morales, que habló de conformar “milicias armadas” en caso de retornar a Bolivia y también observó que persisten acciones intimidantes y agresivas por parte de grupos civiles contra exautoridades del MAS.

“La institución defensorial rechaza a las declaraciones vertidas por el señor Evo Morales, quien convocó a constituir ‘milicias armadas del pueblo’ dentro de grupos que no serían estatales, pues éstas generan una exacerbación y polarización del país y no aportan a un diálogo de paz, razón por la cual es imprescindible que se actúe con mesura y responsabilidad”, detalla su pronunciamiento.

La instancia recuerda que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su informe preliminar sobre la situación de Bolivia, el pasado 2019, identificó como una problemática el uso de grupos civiles o particulares para generar y ejercer violencia, concluyendo que estos grupos deben ser desmantelados.

“Lastimosamente, estas acciones no han cesado y existe una indiferencia estatal que no coadyuva en el proceso de pacificación que todavía se encuentra en desarrollo en nuestro país, que en los últimos días reaparecieron generando una suerte de sitiado en el domicilio del señor Carlos Romero, que llegaron a afectar gravemente su estado de salud”, acota la Defensoría.

Finalmente insta a asegurar el ejercicio de los derechos civiles y políticos de toda la población, de cara a las elecciones generales del 3 de mayo. “Los líderes políticos y sociales deben mostrar señales claras de respeto al Estado de Derecho, pero también el Estado debe ser transparente en cuanto al uso de la fuerza y la legalidad de su accionar”, concluye su comunicado.