Escucha esta nota aquí

La alta temperatura dentro el hemiciclo bajó en intensidad, aunque la sesión de interpelación contra el ministro de Gobierno, Carlos Del Castillo, continuó a los gritos. En el epílogo de las intervenciones el ministro interpelado invitó a los opositores olvidar los ataques políticos, los conminó a firmar el pliego de acusación contra Jeanine Áñez y pidió trabajar por el Bicentenario del país.


“Dejemos este debate, seamos la generación del Bicentenario, construyamos nuestro país, podemos luchar contra la corrupción, hacer justica por esta gente, no busco enfrentarlos, busco unirnos”, dijo en la primera parte de su intervención el ministro.


Carlos Del Castillo, asistió a un acto interpelatorio que fue planteado por siete parlamentarios de la bancada de Creemos que presentaron seis preguntas sobre la aprehensión de la expresidenta, Jeanine Áñez. Pero la sesión derivó en un griterío interminable e incluso llegó a los golpes entre dos asambleístas varones y dos mujeres.


En la segunda parte de la intervención del ministro de Gobierno, este conminó a los legisladores de oposición a firmar un pliego de acusación para juicio de responsabilidades en contra de Áñez y dijo que si no lo hacen, se convertirán en cómplices de ese gobierno.


“Por qué no hacemos las tres bancadas una proposición acusatoria en contra de todo el gobierno de (Jeanine) Áñez por aprobar tres decretos supremos para robarse 2.3 millones de dólares para la compra de gases lacrimógenos, si lo hacen nos vamos a dar cuenta que no son cómplices”, les dijo Del Castillo a los opositores.


"Murillito"


Pero la propuesta no tuvo eco en la oposición cuyos representantes acusaron al titular de Gobierno de ensayar y montar un video alterando los hechos en su verdadera magnitud. El diputado Edwin Bazán, le dijo que su actitud es similar a la de su antecesor.

“Qué podemos esperar de este aprendiz de (Arturo) Murillo, murillito deberíamos decir, se ha convertido en un director de cine con esa producción que banaliza la muerte y los atropellos, está jugando a ser ministro de Gobierno, la justicia se consigue con un sistema judicial libre, veraz e independiente”, reclamó Bazán en su réplica.


Después de la golpiza que protagonizaron por una lado el senador Henry Montero (Creemos) y el diputado Antonio Colque (MAS); y Tatiana Añez (Creemos) con María Alanoca (MAS), los asambleístas se llamaron a la calma, retornaron al hemiciclo, pero en medio de gritos.

El senador Montero pidió disculpas públicas por lo sucedido dentro el hemiciclo y dijo que reaccionó porque fueron insultados por el propio ministro a quien reclamó sus palabras. “Mil disculpas a los bolivianos, seguiremos luchando, no con agresiones, no con lo físico. Pero pido que las autoridades nos respeten, que no nos digan criminales, homicidas, y que no utilicen el dolor por los fallecidos en Senkata”.

Al finalizar la sesión la bancada del MAS votó por el orden del día puro y simple, que significa el rechazo a la censura que buscaban los opositores. Con ese voto, Del Castillo salió aplaudido y afuera del parlamento lo esperaban sus adherentes que lo llevaron en brazos.

La sesión de interpelación empezó a las 15:05 y concluyó a las 18:39 con un ministro que fue llevado en hombros. David Choquehuanca, instaló la sesión, pero luego dejó su lugar a Andrónico Rodríguez; pero este a su vez también se fue y dejó la responsabilidad del acto a su correligionario de Diputados, Freddy Mamani, quien tuvo que sortear la pelea a golpes de cuatro legisladores.  




 


Comentarios