Escucha esta nota aquí

Dirigentes de las bases del MAS admiten que los primeros 100 días de la gestión de Luis Arce han sido lentos, principalmente en la gestión de la segunda ola de la pandemia del coronavirus.

Por ello, la principal sugerencia que le dieron al Ejecutivo es que se abra la posibilidad de que los gobiernos locales y departamentales asuman su responsabilidad y ayuden a que las vacunas lleguen más rápido a la población.

En la última semana, la Asamblea Legislativa aprobó precisamente la Ley de Emergencia Sanitaria, que en vez de dar paso a esa posibilidad, centraliza decisión de compra y distribución de vacunas al Poder Ejecutivo.

Los alcaldes de La Paz, Luis Revilla, y de El Alto, Soledad Chapetón, solicitaron a Arce que les permita la compra directa de dosis para la inmunización. El momento electoral ha dificultado que este proceso sea fluido, por la pugna

La dirigenta de las Bartolinas, Juanita Ancieta, consideró que el Covid-19 es una batalla a nivel mundial. Destacó que Arce gestionó la llegada de las primeras vacunas, y en eso superó a lo realizado por la gestión de la expresidenta Jeanine Áñez. “No es la cantidad que necesitamos para llegar a todos, pero se está encaminando”, advirtió.

En ese punto aseguró que para apurarla, es importante que desde los gobiernos locales y departamentales, “ayudemos al presidente, y todos apoyemos y luchemos por nuestra Bolivia. Primero es la unidad del país”.

El dirigente de los Ponchos Rojos, Pedro Lucana, coincidió. “Hay que agilizar el tema de las vacunas. Hasta el momento no están llegando a la población”, lamentó.

Para el dirigente, el Ministro de Salud y el Viceministro de Autonomías debieran convocar a las autoridades regionales, para que entre todos “apuremos la vacuna”.

Manifestó que “definitivamente, las regiones, el Sedes de cada Gobernación, que es la instancia que llega a las provincias, deben aportar, trabajar de la mano y llegar con vacunas a todos”.

La iniciativa tiene que partir del ministro de Salud, dijo “pero si nos mantenemos así, peguntémonos cuántos bolivianos morirán”.

La senadora por el MAS, Virginia Velasco Condori, resaltó por su parte que la llegada de las vacunas es un logro exclusivo de Arce. “La estrategia que el Gobierno lleva adelante contra el coronavirus es impecable. Primero, con la llegada de pruebas para detección, temprana, luego con las vacunas que ya están en camino y tercero con los medicamentos”.

En este último punto, destacó la introducción no solamente de los fármacos, sino de la medicina tradicional”, manifestó.

Una coincidencia en todos, es que estos 100 primeros meses tuvieron un denominador común, el ataque a la gestión “de facto”, “a la dictadura” de Jeanine Áñez.

“La pandemia y enfrentar las consecuencias del golpe de Jeanine Áñez, sabíamos que no iba a ser sencillo reencaminar el país nos han cobrado factura”, lamentó la dirigenta bartolina Juanita Ancieta, quien además asegura que “por ese motivo es que en este tiempo lo que el hermano Lucho ha hecho es planificar la estrategia para salir de este pozo”.

Lucana, de los Ponchos Rojos, aseguró que en estos 100 días, un error del Gobierno de Arce es que no se ha sacado “de raíz” el cáncer del gobierno de facto. “El mal hay que sacarlo totalmente, sino te puede generar metástasis. No puede quedar nadie”, aseguró.

Por su parte, la senadora Velasco, exministra de Justicia durante la gestión de Evo Morales, advirtió que el gobierno anterior “nos ha abandonado, quedamos sin medicamentos, sin insumos. La corrupción con los respiradores, empresas estatales que no funcionaban”. Por eso, consideró que en este momento el Presidente realiza una reingeniería económica del país, “y eso tomará tiempo, hay que tener paciencia”, dijo.

Ninguno de los entrevistados consideró que haya distancia entre Luis Arce y Evo Morales, pero todos dejaron claro que el primero es el presidente del Estado y el segundo ya no lo es. Tiene la responsabilidad de llevar adelante la jefatura del partido, cuyo consejo es importante, pero no definitivo.

Hay preocupación por las encuestas, que señalan que el MAS podría perder las alcaldías del eje central, pero consideran que ha “vencido” en las urnas a las encuestas adversas.

Comentarios