Escucha esta nota aquí

Una denuncia anónima realizada, supuestamente, por un jefe militar, un capitán y tres suboficiales de las Fuerzas Armadas (FFAA) desató la molestia de la Policía Boliviana. La acusación habla del cobro de “coimas” en los controles por la cuarentena que se realizan.

La misiva de los presuntos militares llegó a la red ATB y menciona dos hechos: El cobro diario de coimas a los infractores de la cuarentena en La Paz y el encubrimiento y complicidad con los “cabecillas” del grupo de personas que bloquearon el pasado 30 de abril en Senkata, El Alto.

Ante eso, el comandante departamental de La Paz, Wilson Ortiz, fue contundente al señalar: “Lamentablemente en esta pandemia hay gente inescrupulosa que está jugando con la vida de los bolivianos, quiere sembrar miedo, terror. No vamos a permitir eso, vamos a luchar por la democracia aún a costa de nuestras vidas. Ya estoy molesto con estas actividades, esto tiene un trasfondo político”.

La misiva detalla que “los policías cobran 20, 30 y 50 y a los autos 100 y 200 bolivianos” que no tienen permisos de circulación, advirtiendo que “parecería que esta situación representaría un aguinaldo para los policías, lo ven como una cacería de coimas”.

Al respecto, el viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, sostuvo que se investigarán la acusación, porque la institución del orden debe garantizar transparencia, mientras que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) brindó “garantías” para que las personas que supuestamente escribieron la nota se apersonen a formalizar la denuncia.

Finalmente, el comandante departamental insistió que “primero buscaron enfrentar al Gobierno con la Policía y ahora buscan enfrentar a los policías con los militares. La Policía y las Fuerzas Armadas desarrollamos acciones de prevención para evitar la propagación del coronavirus. Rechazamos cualquier intento que melle esta sacrificada labor”.

Comentarios