Escucha esta nota aquí

Cerca al mediodía de este lunes, la Fiscalía de Tarija recibió la denuncia penal contra Carolina Ribera Áñez, hija de la presidenta Jeanine Áñez, así lo confirmó el abogado Tamer Medina. De acuerdo con el querellante, el proceso fue instaurado por los presuntos delitos de uso indebido de bienes del Estado y uso indebido de influencias.

El abogado agregó que además de la acción judicial contra la hija de la presidenta Áñez, también se presentó una denuncia en contra de la diputada Ginna Torrez y su hijo Mauricio Raña, que viajaron en un avión de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) desde la ciudad de Tarija hacia La Paz, acción que desató la polémica en el país.

“Después que se hizo viral la negativa de la Fiscalía de recibir la denuncia en contra de Gina Torrez y Carolina Ribera Áñez, a las 11:30, llamaron insistentemente de la Fiscalía para decirme que vuelva, que recibirán la denuncia. A las 11:45 la recibieron”, aseguró Medina.

Por otra parte, el abogado agregó que más temprano intentó presentar la denuncia y que se resistieron a recibirla argumentando que actualmente no existe atención normal para este tipo de casos, debido a la cuarentena que se registra en el país.

Tamer Medina representa a una mujer de la tercera edad que padece de cáncer y que tras enterarse del uso de los aviones del Estado para realizar traslados particulares se indignó y contrató sus servicios para iniciar un proceso penal

En primera instancia, el domingo 26 de abril, la hija de la presidenta llegó a la población de Roboré en una aeronave oficial de la FAB. En la oportunidad, el viaje desató polémica y susceptibilidad sobre el uso de los bienes del Estado, ya que las autoridades de la región señalaron que desconocían las razones de la visita y que Carolina Ribera no aceptó reunirse con ellas.

Días después, el sábado 30 de abril, circularon videos del hijo de la diputada tarijeña y candidata a primera senadora de la alianza Juntos, Gina Torres, a bordo de un avión de la Fuerza Aérea Militar que iba hacia La Paz

Tras la polémica desatada por el uso de un bien del Estado, la legisladora argumentó que su hijo la acompañó, porque padece de un problema en la rodilla que le impide caminar.