Escucha esta nota aquí

Pobladores de la comunidad de Arapata de los Yungas de La Paz se movilizaron este fin de semana para evitar que cooperativas mineras inicien la extracción de oro en una zona de vertientes y ojos de agua que, según los manifestantes, es de vital importancia para la región.

El reservorio de agua dulce, donde además existe fauna nativa de esta zona subtropical, está ubicado en el cerro Waykani, que está a unos 123 kilómetros al norte de la capital paceña.

El exconstituyente Sabino Mendoza explicó que los ojos de agua que están en esa montaña “no pueden contaminarse con el mercurio que se usa para sedimentar oro que, al parecer existe en esa zona”. “El daño será irreversible para nuestras tierras y para la salud”, remarcó.

El reclamo de Mendoza guarda relación con la protesta de varios ciudadanos que expresaron su preocupación a través de las redes sociales. Reclaman la ausencia de las autoridades y exigieron a las cooperativas retirar la maquinaria que ya trasladaron hasta esa zona.

Hace unos 10 días, vecinos de Arapata retuvieron el ingreso de siete volquetas y denunciaron  trabajos ilegales para la apertura de caminos, según el reporte de Radio Yungas.

Mendoza señala la actividad minera “degrada severamente la calidad del agua” y puede generar “erosión de la tierra expuesta que puede transportar una gran cantidad de sedimentación a arroyos, ríos y lagos. La sedimentación excesiva puede obstruir riveras, la delicada vegetación de estas y el hábitat para la fauna y organismos acuáticos”.

Los representantes de las cooperativas aún no se han pronunciado sobre estas denuncias y los comunarios analizan acciones para poder ser atendidos por las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas.

La provincia Nor Yungas, rica en biodiversidad, tiene un relieve que va desde los 5.000 hasta los 900 metros sobre el nivel del mar y se conecta con una cadena de nevados que aportan a la calidad del aire, además de la provisión de agua. 


Comentarios