Escucha esta nota aquí

Sorpresivamente, el general Hugo Arandia López fue posesionado ayer por el presidente Luis Arce como comandante del Ejército. El jefe militar llegó a general por el decreto supremo que firmó Jeanine Áñez y que fue cuestionado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) porque no pasó por la Cámara de Senadores, que en ese entonces era presidida por Eva Copa. Además, a Arandia lo vinculan con la entrega de combustible al grupo Resistencia Juvenil Cochala durante los conflictos de 2019.

Según una fuente militar, el mandatario saltó dos promociones para posesionar a Arandia como comandante del Ejército. Esa misma fuente afirmó que el ahora comandante llegó a ser general tras la aprobación del decreto de Jeanine Áñez,  rechazado por el MAS en 2020. Incluso, el mismo ministro de Defensa, Edmundo Novillo, afirmó que el ascenso de esos generales era “inconstitucional” y que se debía revisarlos.

Tenemos que sanear esta situación para darle toda la legalidad, de manera que se pueda reencauzar en el marco del Estado de Derecho estos procesos de ascenso”, expresó Novillo a finales de la gestión 2020.

El Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) anunció en mayo de este año que se otorgó seis meses de plazo a la Asamblea Legislativa Plurinacional para emitir una norma que regule los ascensos militares cuyo proceso legal fue “alterado” en 2019. La instancia aclaró, en ese entonces, que el reglamento del Tribunal Superior de las Fuerzas Armadas continúa vigente “para no perjudicar trámites”.

Según otra fuente militar, el general Arandia habría resuelto esta situación y por eso se determinó posesionarlo como comandante del Ejército. Sin embargo, el nuevo jefe militar tiene acusaciones de sectores sociales que lo involucran con los hechos de 2019. Lo acusan de haber entregado combustible al grupo Resistencia Juvenil Cochala, según un despacho de la radio Kawsachun Coca del 29 de julio de este año.

Un “audio revela que el Gral. Hugo Arandia López ordenaba entregar combustible del Ejército al grupo irregular  Resistencia Juvenil Cochala, además de brindar información de inteligencia para capturar a los dirigentes perseguidos por el golpe de Estado”, dice la introducción de la nota periodística realizada por el equipo de Kawsachun Coca, medio de propiedad de los cocaleros del Chapare.

El audio al que se refiere la nota es al que se vinculó al exministro de Defensa Luis Fernando López, que ahora está prófugo por denuncias en Bolivia. En ese audio se denuncia que, por órdenes superiores, en los conflictos de 2019 se habría extraído combustibles de los vehículos oficiales del Ejército y posteriormente se habría entregado a miembros de la Resistencia Juvenil Cochala, según detalla la radio cocalera.

Arandia era el jefe de la Casa Militar y ahora fue posesionado como comandante del Ejército en remplazo de Miguel del Castillo, quien fue denunciado por su esposa por violencia intrafamiliar. El militar contraatacó y demandó a su pareja por robo. Este caso se asentó en los juzgados de Cochabamba. 

Comentarios