Escucha esta nota aquí



Dos personas que cumplen con el aislamiento obligatorio en un hotel de la ciudad de Tarija, desde el 13 de abril, denuncian que solo quedan 17, de los 42 bolivianos repatriados de Salta (Argentina) y que el resto se fue a domicilio. 

No obstante, María Antonieta Rueda, una de las que están confinadas en el hotel chapaco, expresó su malestar por la salida de varios de ellos por supuesta influencia en el Sedes.

“Dos personas, una mujer y su hija menor, se fueron desde el aeropuerto a su casa porque supuestamente tienen un certificado médico, pero aquí están, una persona operada del pulmón, una señora mayor de 80 años y un señor en silla de ruedas que no se han ido”, reclamó.

Según Rueda, no se justifica el abandono de las 23 personas que debían cumplir un aislamiento estricto de 14 días, tal como establece el protocolo de salud para casos de Covid-19.

A este malestar se sumó Gustavo Alejandro Sánchez, oriundo de Villa Montes (Tarija), al señalar que no es justo que algunas personas se hayan ido, ya que todos los repatriados de Salta (Argentina) llegaron en la misma situación.

“Me operaron de la retina y mi ojo aún necesita asistencia médica, pero sigo aquí y me estoy enfermando por la ansiedad de llegar a casa”, afirmó.

Por su parte, el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Paul Castellanos, justificó la salida de algunas personas de la cuarentena previa valoración médica de patología de base y recomendación de continuar en sus domicilios, además de tener su prueba negativa de Covid-19.

La autoridad sanitaria desconoce el número exacto que dejaron el hotel e insistió que están con certificación médica.

Los que abandonaron la cuarentena en el hotel Los Ceibos son la mayoría de Tarija, pero entre los que se quedaron hay 6 personas aún, 5 son de Tupiza (Potosí), 2 de Santa Cruz, 2 de La Paz, 1 de Villa Montes y 1 de Bermejo.