Escucha esta nota aquí


Una nueva denuncia de supuesto sobreprecio en la adquisición de materiales para la lucha contra el coronavirus envuelven al Gobierno nacional. El viernes, el presidente de la Cámara Uruguaya de Comercio en Bolivia, Óscar Toledo, denunció que autoridades del Gobierno adjudicaron la compra de 672.000 tests PCR de diagnóstico de coronavirus a una empresa china por un monto de 25 millones de bolivianos, es decir, más que el ofrecido por un laboratorio uruguayo.

De acuerdo con Toledo, la ATGen ofreció vender las pruebas para Covid-19 por el monto de 22,8 millones de bolivianos, mientras la que se adjudicó el contrato, la china Lasa Holdings, demandó 47,3 millones de bolivianos. 

El proceso fue ejecutado por la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), que depende del  Ministerio de Salud y se encarga de realizar las compras de insumos y equipamiento médico para el Estado.

Sobre esta denuncia, el viernes por la noche Aisem emitió un comunicado para aclarar que no se compró el producto uruguayo, pues el laboratorio ATGen no ofrecía las garantías de calidad de dichas pruebas y, por tanto, no cumplía con los requisitos que exige una licitación internacional.

 “No se adjudicó la compra a esa empresa, aunque sus precios eran bajos, por una razón muy importante: el producto que ofreció esa empresa no tenía las garantías de calidad necesarias. Para comprar este tipo de productos de salud se requiere certificación de calidad de Estados Unidos (el certificado FDA) o de Europa (el certificado CE), pero la empresa solo tenía una certificación de calidad del gobierno de Uruguay”, dice parte del comunicado de Aisem.

Según la Aisem, “la empresa ni siquiera cumplió las formalidades de la licitación”, como “no haber rellenado los formularios que la norma exige para participar en la licitación internacional. Se limitó a enviar un folleto con publicidad describiendo su producto”.

"Nunca vamos a comprar un producto –que puede ser decisivo para la vida y la salud de los bolivianos– que no tenga la certificación de salud necesaria. No jugamos con la salud. Y por eso nos tomamos muy en serio la calidad de los medicamentos y de los productos que compramos para cuidar la salud de los bolivianos”, complementa el documento de la Aisem.

La compra se hizo usando los fondos del Banco Mundial, con el mismo mecanismo con el que se adquirieron 270 respiradores con supuesto sobreprecio.

En declaraciones a un medio digital (Brújula Digital), Toledo dijo que no desea “poner un adjetivo a lo sucedido”, pero “claramente se ve que hay algo raro (...). Es medio turbio este proceso desde el inicio. Fíjate que se hicieron cinco convocatorias”.

A decir de Toledo, el laboratorio de Uruguay presenta el precio de 22 millones de bolivianos puesto en Aduana, pero el Gobierno boliviano adjudica la compra a una empresa china que ofrece 47 millones por los tests. "El laboratorio uruguayo no tiene intermediarios, entonces no hay comisiones ni hay nada raro. Lo que uno tiene que preguntarse es esa diferencia de más de 25 millones (de bolivianos), ¿a qué bolsillo irían?”.

Pronunciamientos

Las críticas contra el Gobierno por esta compra no se dejaron esperar. Luis Fernando Camacho, candidato presidencial por la alianza Creemos, en sus cuentas en redes sociales escribió: "Otra denuncia de sobreprecio de Bs 25 millones en la compra de test para el Covid -19. No trabajaron para cuidar la salud de la gente, sino para llenarse los bolsillos".

A su vez, Evo Morales, a través de Twitter, pidió al Ministerio Público "investigar la denuncia de corrupción por Bs 25 millones, formulada por el presidente de la Cámara Uruguaya de Comercio".