Escucha esta nota aquí

La muerte de Esther Morales (70), la hermana del expresidente Evo Morales, genera diferentes reacciones. Su deceso se produjo por complicaciones propias del Covid-19 y muchos critican que se pretenda hacer política con el hecho.

El mensaje en Twitter del líder cocalero, refugiado en Argentina, que lamentó no poder estar en Bolivia por “odio, racismo y persecución política”, para darle el último adiós a la mujer que consideró como una madre, despertó polémica. Muchos lo acusan de victimizarse en medio del dolor que vive su familia.

Zvonko Matkovic Ribera, que estuvo preso por más de ocho años por el denominado caso terrorismo, criticó la publicación de Morales. Le recordó al jefe del MAS que durante el tiempo que él estuvo encerrado, perdió a sus dos abuelas y fue testigo de otras injusticias.

“Vi salir desvanecido a (Guillermo) Fortún (falleció en 2012). Vi como le provocaron un infarto al arquitecto (Ronald) Castedo (2013). Vi al general (Gary) Prado echado en el piso por instrucciones tuyas”, rememoró el ciudadano cruceño, enfatizando que lo único que le impide volver al exmandatario a Bolivia es su “cobardía”.

Otro de los mensajes que generó muchas repercusiones fue el difundido por el físico y analista Francesco Zaratti, quien ante el deceso de la hermana mayor de Morales lanzó una pregunta: “¿Evo le quitó el oxígeno también a su hermana?”, haciendo referencia a los bloqueos de rutas de sectores afines al MAS que dejaron sin ese insumo médico a hospitales del país.

“Vil”, “despreciable” e “insensible” fueron algunos de los calificativos que recibió dicha publicación. Otras reacciones se limitaron a expresar el pésame por la muerte que llegó a ser considerada la primera dama durante la gestión de Evo.

“Mi sentimiento de solidaridad para su familia. La salud, la vida o la tristeza de la partida, son cosas que están más allá de la política”, publicó la presidenta Jeanine Áñez; por su parte, el periodista Carlos Valverde posteó: “La señora falleció por falta de oxígeno! Él (Evo) apoyaba el bloqueo; probablemente con oxígeno le hubiera ido mejor a la señora”, acusando a Morales de “manipular la verdad”.

Exministros del MAS, como Gabriela Montaño, Héctor Arce, Diego Pary, Ariana Campero, Claudia Peña y otros, además de los actuales candidatos de ese partido, Luis Arce y David Choquehuanca, también exteriorizaron sus condolencias por el fallecimiento.

Desde los sectores contrarios al “instrumento político”, el exprefecto de Cochabamba, Manfred Reyes, sostuvo: “Es triste perder a un familiar cercano impedido de estar a su lado; acompaño a @evoespueblo en su dolor. Recuerdo haber perdido a mi madre, a quien amé sin medida, estando impedido de retornar a Bolivia precisamente por órdenes de Evo Morales”.