Escucha esta nota aquí

Teresa Zubieta, que recientemente ejerció el cargo de delegada de la Defensoría del Pueblo en La Paz, fue designada embajadora de Bolivia en la Santa Sede del Vaticano. La oposición cuestionó la designación e involucran a Zubieta con el Movimiento Al Socialismo (MAS).

“La señora Teresa (Zubieta), ya de muchísima experiencia, es una persona mayor”, detalló el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez (MAS).

En su trayectoria, Zubieta fue dirigente universitaria, activista y miembro de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, donde fue acusada de promover una división para favorecer al MAS. En los últimos años, se desempeñó como delegada de la Defensoría del Pueblo en La Paz.

Andrónico Rodríguez considera que Teresa Zubieta tiene “muchísima experiencia” y que el procedimiento para su designación se desarrolló con toda normalidad y cumplimiento de normas. Ayer, el Senado aprobó su designación en una sesión reservada.

La oposición cuestionó esta decisión y denunció que el trámite confirma los vínculos de la delegada de la Defensoría con el partido en función de Gobierno. En Cochabamba, Nelson Cox, que fue delegado de la Defensoría, fue designado viceministro de Régimen Interior. Antes fue candidato del MAS a la Alcaldía de Cochabamba.

“Se ha procedido con toda normalidad a la revisión por parte de la comisión, se ha llevado a cabo cumpliendo todos los requisitos que ameritan para este espacio y nosotros hemos aprobado precisamente el informe de la comisión de designación”, señaló el presidente del Senado.

Agenda legislativa

Zubieta fue cuestionada por la oposición desde que fue designada representante de la Defensoría de Pueblo en La Paz, por su parcialización con el MAS, incluso en la campaña para las elecciones generales del 2015, se la vio en una fotografía junto a Sonia Brito, que ahora es embajadora de Bolivia en Italia.

En 2014, Zubieta lideró un grupo que irrumpió en el XX Congreso Ordinario de la Asamblea de Derechos Humanos de La Paz,  encabezada por Amparo Carvajal. El hecho fue condenado entonces por Yolanda Herrera, en ese tiempo presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia.

La senadora de Comunidad Ciudadana (CC) Andrea Barrientos dijo que todos pueden tener una posición partidaria, pero cuando se ejerce una función de defensa de los derechos humanos no debe existir “preferencia por un partido político porque tiene que ser defensor de los derechos absolutamente de todos”.

“Vemos ahora que el MAS paga todos los favores políticos con cargos en la diplomacia. No cuestiono la trayectoria de la señora Zubieta, pero sí critico que aquellas personas inmersas en la defensa de derechos humanos tengan una posición partidaria”, manifestó Barrientos.

Por su parte, el senador Félix Ajpi, del MAS, justificó la designación y señaló que Zubieta “tiene una carrera en la defensa de los derechos humanos”.


Comentarios