Escucha esta nota aquí

Existen dos nuevos detenidos por el caso Arturo Murillo. El primero es Daniel Aliss Paredes, quien es cuñado del exministro. Al familiar se lo detuvo en la ciudad de Cochabamba tras retirar dinero y objetos de valor de una caja de seguridad a nombre de Murillo. El segundo es Daniel Bellot, expolicía que trabajó en el equipo de seguridad de la exautoridad y que está involucrado en el caso de compra de armamento no letal.

Aliss Paredes será trasladado a la ciudad de La Paz para que sea puesto a disposición de la Fiscalía. Se lo sorprendió saliendo de una entidad bancaria de Cochabamba tras retirar dinero y objetos de valor de una caja de seguridad a nombre de Arturo Murillo, según publicó el portal Detrás de la Verdad.

El portal informó que Aliss Paredes retiró de la caja de seguridad No. 132 una suma de dinero y algunos objetos. El familiar de Murillo ingresó ayer y hoy a la entidad bancaria para realizar el retiro. 

En La Paz, Bellot, quien es miembro de la Policía Boliviana, fue a declarar como testigo a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) en el caso de compra de armamento no letal y gases lacrimógenos. Según un reporte de Bolivia Tv, el uniformado fue capturado y luego trasladado para que brinde su declaración en calidad de testigo.  

Bellot ingresó a las 09.45 a las instalaciones de la Felcc en La Paz custodiado por un grupo de policías. Luego fue trasladado a oficinas de la División de Lucha Contra la Corrupción, donde está haciendo su declaración por el caso de compra de armamento no letal con supuesto sobreprecio. 

El policía todavía es parte de la fuerza del orden y hasta hace poco era el subcomandante de la Escuela de Adiestramiento de Canes, que tiene como sede La Paz. En varias imágenes se ve a Bellot como parte del equipo de seguridad de Arturo Murillo cuando era ministro de Gobierno. 

En Estados Unidos, el exjefe de gabinete de Murillo, Rodrigo Méndez Mendizábal, fue detenido por el FBI por cobrar sobornos de una empresa intermediaria. Esta firma luego contrató a otra brasileña para la compra de equipos antimotín para el Estado boliviano. 

Comentarios