Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, confirmó a EL DEBER que el encargado de adquisiciones del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela Billewicz fue detenido para ser interrogado por el presunto sobreprecio en los 170 ventiladores de emergencia que llegaron el jueves pasado al país.

“Hay una denuncia que se ha realizado. Efectivamente se inició un proceso y el funcionario fue aprehendido para que declare. Si hay alguna irregularidad, caiga quien caiga, tendrá que responder ante la justicia”, declaró brevemente Murillo. 

A su vez, la presidenta Jeanine Áñez, en Twitter, anunció que se activó una investigación sobre posibles hechos de corrupción en la compra de los respiradores españoles. 

"Pido cárcel y ordeno todo el peso de la ley contra quienes se hubieran llevado un solo peso. Cada centavo de corrupción debe ser devuelto al Estado”, señaló la mandataria.

La tarde de este martes, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) aprehendió a Valenzuela por la polémica adquisición de esos 170 respiradores  a la empresa GPA Innova. 

Un boletín del Ministerio de Gobierno señala que la aprehensión de Valenzuela se dio luego que Transparencia evidenció que fue él quien se encargó de la adquisición directa de la compra de los ventiladores. De acuerdo con los reportes, recibió la proforma en una empresa que ofrecía respiradores a mitad de precio, pero, pese a ello, compró los respiradores más caros.

De acuerdo con una nota, que circuló en redes sociales, el cónsul de Bolivia en España, David Alberto Pareja, reporta que el viernes (8 de mayo) se comunicó con “Fernando Valenzuela, quien me comenta que había llegado una proforma de otra empresa, y yo le informo que no podía garantizar la existencia de dicha empresa, ni la existencia de dichos respiradores que se ofertaban, por lo que le aconsejaba prudencia en la toma de una decisión en la adquisición”.

El documento agrega: “El sábado, a las 18:01 (hora España) se comunica con mi persona Fernando Valenzuela para informarme que ya estaba aceptada la oferta de la compra de los respiradores de la empresa GPA Innova a través de la empresa IME Consulting, y me solicitaba que haga un seguimiento exhaustivo para que los respiradores sean entregados en los tiempos establecidos”.

El Ministerio de Gobierno presentó la denuncia contra Valenzuela, "para que explique ante las autoridades judiciales el porqué de la adquisición de los respiradores a pesar de que existía una oferta a mitad de precio", advierte el boletín oficial.

Poco después de las 19.00, el funcionario del ministerio de Salud ingresó al Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELC), para emitir su declaración. "Voy a dar mi declaración. No tengo nada que temer porque no hice absolutamente nada", adelantó a los medios, y luego se comprometió a hablar de forma más extensa.

Valenzuela fue director jurídico del Ministerio de Salud, durante la gestión de Gabriela Montaño en esa repartición estatal, como se puede advertir en documentos oficiales. Incluso antes, también se desempeñó como jefe de adquisiciones de la Cámara de Diputados, cuando Montaño presidía esa cámara. 

Mientras tanto, la bancada del MAS señaló al cónsul David Alberto Pareja "quien realizó la intermediación para la adquisición de estos productos", advirtió la senadora Adriana Salvatierra, y luego anunció que planteará una interpelación al Ministro de Salud, Marcelo Navajas, para que explique esta compra. "La entidad contratante es Salud, ellos son los que deben responder" y acotó que la Cancillería tambié tendrá que responder por la actuación del cónsul.

Más temprano, la presidenta del Senado, Eva Copa, manifestó que la compra de estos respiradores es "lamentable. El Ministerio de Justicia, la Fiscalía, deben hacer una investigación de oficio, porque no puede ser que haya sobreprecio en una compra de respiradores que no son para terapia intensiva. Esto es un desfalco".

Mientras tanto, el líder de Creemos, Luis Fernando Camacho, denunció ayer que el Goberno conoce "quiénes usaron el dolor de la gente para ganar plata" y exigió revelar los nombres específicos".