Escucha esta nota aquí

El subteniente Deymar Lima Quispe se sumó a la lista de 14 policías dados de baja por el caso ‘motín’ que está en los propios tribunales policiales. Este lunes el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, confirmó la decisión del tribunal policial de Cochabamba.


“Informamos de la baja definitiva de la institución policial al sbtte. Deymar Lima Quispe, por haber cometido una falta grave prevista en los art. 13 y 14 de la Ley 101 del Régimen Disciplinario de la Policía Boliviana”, señala la publicación del ministro en su cuenta Twitter.


En enero del pasado año, el viceministro de Descolonización, Pelagio Condori, presentó una denuncia contra 26 uniformados por el motín policial que protagonizaron efectivos de la Policía, revuelta que se inició en Cochabamba y por eso la mayoría de los policías desvinculados pertenecen a ese distrito.


Los delitos por los cuales fue separado de la Policía el subteniente Lima son los mismos que antecedió a todos los casos: infligir el numeral 15 del artículo 13 de la Ley del Régimen Disciplinario de la Policía Boliviana, referido a “fomentar la organización o formar parte de logias u organizaciones, que atenten contra los intereses de la institución, la sociedad o el Estado”.


Lima Quispe aparece en un video detrás del líder de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), Yassir Molina. También fue sancionado por contravenir los numerales 3 y 10 del artículo 14 de la norma policial.


Hasta el momento serían 15 policías que fueron separados de manera definitiva de la Policía, aunque sus casos deben llegar al Tribunal Superior Disciplinario de la Policía.


Se trata del general, Yuri Calderón; los coroneles, Nelson Flores, Iván Rojas, Aníbal Rivas y Jaime Zurita; les siguen los mayores: Jhamil Sandy Gonzáles, Edwin Silva García, Jorge Salazar Ramírez y Daniel Capriles Sánchez.


También figuran los capitanes Ivonne Barrenechea Arispe, Marcelo Gutiérrez y José Vargas Barrón; el subteniente, Deymar Lima Quispe; y cierran los suboficiales Javier Triguero Pairumani y Cecilia Calani.


 

Comentarios