Escucha esta nota aquí

Ernesto Quispe, el dirigente alteño acusado de impedir el paso a los camiones que trasladaban oxígeno para los pacientes graves de Covid 19, se benefició con detención domiciliaria después de estar recluido preventivamente en San Pedro desde el 15 de octubre.

La información la dio a conocer el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, quien lamentó este viernes la decisión de la justicia.

“Ahora quedó al desnudo que existen muchos jueces que, al calor del aire, empiezan a cambiar sus decisiones para quedar bien con el Gobierno de turno. Tendrán que ser sujetos de valoración judicial en una auditoría para ver si se hizo lo correcto”, expresó la autoridad.

Santamaría manifestó que se debe respetar la independencia de los poderes del Estado. Señaló que, por culpa de algunos jueces y fiscales el sistema de justicia en el país carece de credibilidad.

El caso

El pasado 15 de octubre, luego de su audiencia de medidas cautelares, el dirigente vecinal de El Alto, fue enviado a la cárcel por el lapso de seis meses, acusado de participar en los bloqueos de agosto.

En ese entonces, el fiscal departamental de La Paz, Marco Cossío, informó que el acusado había admitido que participó en los bloqueos, pero en su defensa, sostuvo que no se impidió el paso de oxígeno.

La Fiscalía investiga los delitos de atentado a la salud pública, sedición y terrorismo contra los responsables. Se emitió cinco órdenes de aprehensión para dirigentes de El Alto por este caso.