Al Presidente le silbaron y también le cortaron el amplificador en pleno discurso. El Vicepresidente tuvo que gritar su discurso

19 de agosto de 2023, 16:06 PM
19 de agosto de 2023, 16:06 PM

La cerrada silbatina que recibieron los dos primeros mandatarios del país en la inauguración del XXIV congreso de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), será motivo de investigación y sanción, adelantó el aún ejecutivo, Eber Rojas, quien dijo que los asistentes faltaron el respeto a las autoridades.


“No podemos permitir (que falten al respeto) a nuestro primer ejecutivo de nuestro país como es el hermano Lucho (Luis Arce), nuestro hermano David (Choquehuanca) necesitan respeto, todos merecemos respeto. El respeto tiene que primar, si no tienen respeto que se retiren del congreso siempre hemos dicho eso y vamos a poner mano dura en este congreso”, advirtió Rojas a los medios de comunicación.


En la inauguración del congreso campesino, la tarde del viernes, se vivieron hechos insólitos más allá de las agresiones. El corte de energía o la desconexión de los parlantes justo cuando el presidente, Luis Arce, emitía su discurso oficial, quien tuvo que esperar unos 10 minutos antes de volver a retomar su mensaje. La dirigencia campesina advirtió que investigará quién provocó ese corte.


Todos los oradores tuvieron que gritar su discurso ante la cerrada silbatina que lanzaron los campesinos. Los dos bloques, evistas y luchistas, lanzaron todo tipo de improperios contra sus rivales. La única oradora que no recibió mucha rechifla fue la ejecutiva de las mujeres campesinas, Guillermina Kuno, quien les pidió unidad para elegir a los nuevos dirigentes.


El ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, o Eber Rojas tuvieron que gritar y abreviar sus discursos por los gritos de los campesinos. El Vicepresidente fue el más criticado pues los calificativos de “Judas”, “traidor” o “divisionista” se multiplicaron en el coliseo Héroes de Octubre, donde se realiza el congreso campesino.


Lo propio sucedió con el Jefe de Estado, quien a medio discurso tuvo que esperar en el atril porque alguien cortó la energía o apagó los amplificadores de los parlantes. Su intervención se detuvo por unos 10 minutos aproximadamente y fue en ese tiempo que los adeptos de Arce y de Evo Morales impusieron su presencia a voz en cuello.


“Lucho no estás solo”, repetían principalmente los ministros y funcionarios que llegaron a la inauguración. “Evo, Evo, Evo”, coreaban los evistas desde las graderías, que eran la inmensa mayoría.


Al viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales, Juan de la Cruz, que es el que tiene relación directa con todos los grupos del pacto de unidad, le arrojaron tomates cuando era entrevistado por los medios de comunicación rural.