Escucha esta nota aquí

“Las milicias armadas es para defender al pueblo, para defender este Gobierno, para defender el proceso de cambio, para defender la libertad de los bolivianos”, afirmó en las últimas horas el representante de la Coordinadora Nacional de Defensa de la Democracia de la ciudad de El Alto, Simón Amaru.

El dirigente afín al MAS solicita a la nueva administración de Luis Arce, legalizar la conformación de los grupos armados en el país, mediante la “reforma parcial” de la Constitución Política del Estado (CPE).

Amaru dijo que se exige al Gobierno tres puntos, el primero es la reforma parcial de la Carta Magna para la creación de milicias armadas, el segundo demanda que los delitos de sedición sean condenados con cadena perpetua y el último pide que la corrupción se castigue con 40 años de cárcel o también con cadena perpetua.

Sus declaraciones:


“Nosotros nos estamos yendo por la vía legal, nosotros estamos pidiendo al nuevo Gobierno una reforma parcial de la Constitución Política de Estado”, dijo a tiempo de aseverar que su pedido es legal “desde el marco jurídico-constitucional”, de acuerdo a radio Fides.

Durante los conflictos por la fecha de las elecciones, surgieron grupos armados, que el Gobierno atribuyó al MAS y al narcotráfico. Hubo también importantes decomisos de proyectiles, armas y dinamita.