Escucha esta nota aquí

El 19 de noviembre de 2020, diez días después que Luis Arce jurara como presidente del Estado, el exdirector de Migración, Marcel Rivas era aprehendido. Fue el primero de una extensa lista de funcionarios de la expresidenta Jeanine Áñez que ahora están tras las rejas. El caso de Eddy Luis Franco, exgerente de Entel es el último eslabón de esa larga cadena.

Acusados de distintos delitos, junto con Franco fueron detenidos civiles y militares que estuvieron vinculados al gobierno de Áñez. Una semana después, el 24 de noviembre, la Fiscalía de Cochabamba decidió la aprehensión del general Alfredo Cuéllar.

Luego vino una pausa de cuatro meses por la campaña electoral para las subnacionales y una vez concluida la primera vuelta, como pandemia vino la segunda ola de aprehensiones. 

El 12 de marzo los exministros Álvaro Coimbra que ocupó la cartera de Justicia y Rodrigo Guzmán, de Energías fueron aprehendidos y había órdenes de aprehensión para el ex ministro de la Presidencia Yerko Núñez y la propia expresidenta.

La madrugada del 13 de marzo, el ministro de Gobierno, Carlos del Castillo informaba de la aprehensión de la exmandataria. Áñez, Coimbra y Guzmán fueron trasladados a La Paz, sometidos a audiencia cautelar y enviados a prisión.

El 20 de marzo el general, Franko Suárez Gonzales, fue enviado a prisión por los sucesos de octubre y noviembre. El jueves 1 de abril, fue el turno del exdirector de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) general en retiro, Luis Fernando Valverde Ferrufino, quien fue enviado al penal de El Abra en Cochabamba. Ambos jefes militares fueron parte del Gobierno de transición.

Ese mismo día se realizaba otra audiencia en Cochabamba por el caso Huayllani y se determinaba la detención domiciliaria del general de Policía, Rodolfo Montero, quien fue el comandante policial de la gestión de la exmandataria.

El 21 de abril se aprehendía a Aida Luz Lorena Meleán, quien fue nombrada directora de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) en 2020, pero nunca ocupó el cargo.

Existen dos casos especiales, el de los activistas Yassir Molina y Antonio Bascopé, quienes fueron parte de la Resistencia Juvenil Cochala, pero cercanos al Gobierno de Áñez y al exministro Arturo Murillo. Eddy Luis Franco es el último exfuncionario de Áñez aprehendido.

Las reacciones

Mientras el MAS justifica las aprehensiones, el diputado Juanito Angulo dijo que las autoridades del Ministerio Público deben investigar y si es preciso citar a más personas por todas las denuncias que se presentaron en este tiempo.

Para la senadora, Centa Rek, la aprehensión de Franco solo es la continuación de la política de amedrentamiento que aplica el Gobierno del MAS desde que asumió el poder y que no se detendrá, lo que puede convertir al Estado boliviano en un estado policial en el que se persigue al que piensa diferente.


Comentarios