(VEA EL VIDEO) El secretario general de Unidad Nacional considera que la actual administración se encuentra en una encrucijada. El informe de la CIDH halla responsabilidades en la gestión de Evo en 2009

26 de septiembre de 2022, 11:10 AM
26 de septiembre de 2022, 11:10 AM

Samuel Doria Medina, secretario general de Unidad Nacional (UN), considera que el gobierno de Luis Arce se encuentra en una encrucijada debido al informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que determina que la administración de Evo Morales ordenó las ejecuciones y tortura en el Hotel Las Américas en 2009.

De acuerdo con el opositor, la actual gestión está en la obligación de iniciar procesos por esos hechos contra exautoridades que acompañaron el mandato del jefe del MAS; caso contrario, la responsabilidad caerá en sus hombros.

Si el actual presidente no enjuicia a los del anterior Gobierno, el perjuicio será para su Gobierno, no hay una salida fácil y será un tema que dará mucho que hablar”, dijo el también empresario en entrevista con ‘Influyentes’ de EL DEBER radio.

El informe del organismo internacional, publicado por EL DEBER, menciona cuatro recomendaciones para el país entre las que figura un proceso en contra de los responsables por la ejecución extrajudicial de tres personas para evitar un juicio al Estado en la Corte Internacional de Derechos Humanos. Por lo tanto, el Gobierno de Luis Arce tendría en sus manos un juicio en contra del exmandatario y líder de su partido, Evo Morales.

La entrevista:


“Está claramente establecido que, si el Estado boliviano no enjuicia a los responsables, entonces se hace responsable, eso sería muy grave, los pone en una disyuntiva complicada, porque si no se enjuicia a miembros del Gobierno de Evo Morales, el proceso recae sobre el actual Gobierno de Arce”, agregó Doria Medina.

La madrugada del 16 de abril de 2009, un contingente de la Unidad Táctica de Resolución de Crisis, grupo de élite de la Policía, ingresó al hotel Las Américas en Santa Cruz, realizó detonaciones en el cuarto piso e irrumpió en sus habitaciones disparando sus armas de fuego. Como consecuencia Eduardo Rózsa Flores, Arpad Magyaroisi y Michel Dwyer resultaron muertos; Elöd Tóásó y Mario Tadic fueron detenidos.