Escucha esta nota aquí

Periodista: Marco A. Curi Melgar

Alarmante. En tres días dos brasileños fueron acribillados en el departamento de Santa Cruz. Uno en San Matías el pasado miércoles 19 y el otro, el sábado en la Avenida Alemania de la capital cruceña. Las víctimas identificadas como Everton Cándido Gomes da Silva (34) y Marciel Ribeiro de Oliveira (35), el primero recibió 17 disparos y el segundo 11. Ambos extranjeros tenían un frondoso prontuario criminal.

Según los medios brasileños, Everton fue uno de los 30 capturados durante la Operación Volver que la Policía Federal brasileña ejecutó en 2009. En el momento del operativo, era jefe de un grupo de narcotraficantes.

Everton tenía 17 procesos en el Tribunal Regional Federal de la 1ª Región (TRF), cuatro de ellos en la Corte Superior de Justicia (STJ). Mientras que Marciel Ribeiro más conocido como el “narco de la ostentación”, denominativo que ganó debido a que gastaba su dinero obtenido del tráfico de drogas en artículos lujosos, como joyas, relojes, aparatos electrónicos, autos y otros.

Cayó detenido por primera vez en 2016, en Brasil y se fugó en el 2017 de la cárcel pública de Anápolis durante el horario de visitas, burlando a los custodios del penal.

El comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, coronel Erick Holguín, no descarta que su muerte haya sido ajuste de cuentas del narcotráfico, aunque ambos casos se encuentran en pleno proceso de investigación. “

Referente al último hecho de sangre, iniciamos el proceso de búsqueda de los actores del crimen para recabar la información que pudieran proporcionar los vecinos y se hizo una recopilación de los videos de las cámaras de video-vigilancia. En base a las imágenes se ha identificado a dos personas como responsables de los disparos”, expresó Holguín. Todavía no hay avances sobre el asesinato en San Matías, el fiscal Ricardo Cayalo, informó que se secuestró el vehículo y se lo precintó, al igual de los teléfonos celulares para su desdoblamiento.

Narcoestado

Ante estos sucesos, abogados expertos coinciden por separado de que es una evidencia que Bolivia se convirtió en un narco-Estado. “Sustento mis argumentos porque lamentablemente nuestro país se convirtió en un terreno fértil para el narcotráfico, con un sistema judicial permisivo, tanto Fiscalía, jueces y policías. Se ha visto escándalos de altas esferas gubernamentales”, explicó el exfiscal Joadel Bravo.

A su vez, el exdiputado Tomás Monasterio, dijo que hace 10 años que viene denunciando en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) que Evo Morales permitió que nuestro país se convierta en el paraíso del narcotráfico. 

Lamentó que el actual gobierno tiene el ‘síndrome de Shakira’, ciego, sordo y mudo, ante las claras evidencias de que hay un narcoestado e incluso desde el Segip, se entrega cédula de identificación con identidad falsa de residente a un capo del tráfico de droga en Brasil. Esto en referencia del último acribillado. 

Mientras que el vicepresidente del Colegio de Abogados de Santa Cruz, Félix Oros, insiste que se volvió a la década de los ochenta en el territorio nacional convirtiendo en un narco – Estado.

Emisarios internacionales

Por otro lado, el excomandante de la Policía de Santa Cruz, coronel Rolando Fernández, aclaró que si bien no existen cárteles de la droga como tal, pero si hay emisarios internacionales, que son los encargados de hacer los negocios con los que producen la cocaína para su traslado al exterior, siendo Brasil uno de los potenciales clientes. Indicó que los últimos crímenes tanto en San Matías como en Santa Cruz, por el modus operandi, son ajustes de cuentas de organizaciones de traficantes que pugnan el mercado ilegal.

Comentarios