Escucha esta nota aquí

El informe sobre los hechos registrados en el país el 11 y 12 de noviembre 2019, presentado a la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) el 30 de abril pasado, no guarda relación con el memorial de ampliación de denuncia contra la expresidenta Jeanine Áñez, aunque ambos documentos fueron elaborados por la Procuraduría General del Estado (PGE).

La revisión de estos documentos permitió visibilizar las contradicciones.

En el informe para la Oacnudh no figuran las reuniones realizadas en Universidad Católica Boliviana (UCB) de la ciudad de La Paz, en las que también participaron la Iglesia católica y la Unión Europea, como mediadoras. Sin embargo, en el memorial para ampliar la denuncia contra la expresidenta Jeanine Áñez se detallan esos encuentros realizados en esos dos días.

“Adriana Salvatierra solicita a Teresa Morales que le acompañe a la referida reunión, a la que también fueron convocados los diferentes representantes de agrupaciones sociales y partidos políticos, entre ellos Samuel Doria Medina, Jorge 'Tuto' Quiroga Ramírez, Carlos Mesa con sus respectivos asesores, donde estas personas solicitaban a Adriana Salvatierra su renuncia, con el fin de que Jeanine Áñez asuma la presidencia del Estado”, señala la primera parte del memorial que presentaron Juan Kaleff Clemor Vargas, subprocurador de Supervisión e Intervención; Conrad Omar Vidangos Candia, director General de Evaluación e Intervención; Miguel Velásquez, Reynaldo Campero y María Salome Limachi como funcionarios de la Procuraduría.

En cambio, en el informe para el organismo internacional, la Procuraduría utilizó tres párrafos para mencionar únicamente a los asistentes a esas reuniones, sin detallar los temas que se abordaron en ellas.

“Entre el 11 y 12 de noviembre de 2019, ante las renuncias del entonces Presidente y Vicepresidente Constitucionales del Estado y las supuestas renuncias bajo presión de Adriana Salvatierra y de Víctor Borda, se convocó a una reunión a realizarse en instalaciones de la Universidad Católica Boliviana, cuyos asistentes fueron Jorge Tuto Quiroga, Teresa Morales, la entonces diputada del MAS, Susana Rivero y la Iglesia católica. Esta última fue la facilitadora del diálogo junto a la Unión Europea y la Embajada de España, representados por el obispo Eugenio Scarpellini, León de la Torre y Carmelo Angulo”, refiere el informe de la Procuraduría a la Onudc.

El memorial de los abogados presentado ante la Fiscalía afirma que se trató de buscar “una solución pacífica” a los conflictos que vivía el país y que, por eso, se convocó a la reunión en la UCB en La Paz. También señala que la renuncia de Salvatierra fue solicitada a cambio de garantizar la salida del país del expresidente Evo Morales.

Estos aspectos no figuran en el informe dirigido a la Oacnudh. En el párrafo 50, menciona el número de asistentes y la instalación de la sesión de la Cámara de Senadores, de la Asamblea Plurinacional y la autoproclamación de Jeanine Áñez como presidenta del Estado.

En cambio, en el memorial se refiere a las llamadas de Jorge Quiroga al comandante de la Fuerza Aérea Boliviana para permitir la salida de Morales del país porque esa condición facilitaría las negociaciones y concluye que todos esos pasos confirmaron la "conspiración" existente para derrocar al Gobierno legalmente establecido.

Asimismo, el documento en la Fiscalía precisa que ese día “se convocó nuevamente a Adriana Salvatierra, quien asiste con Susana Rivero, diputada Nacional, en cuya reunión señalan que Jeanine Áñez contaba con el apoyo de las Fuerzas Armadas para la asunción al poder del Órgano Ejecutivo, además que se contaba con la aquiescencia de asambleístas de oposición, cuyo representante era el senador Oscar Ortiz, quien se encontraba en la reunión, dejando en claro que no necesitaban de la Asamblea Plurinacional para que se cumpla con este objetivo, por lo que al no aceptar esta propuesta que rompía el orden constitucional, la senadora Salvatierra y compañía decide abandonar el lugar”.

Sobre este punto, la ex diputada y testigo de estas reuniones, Susana Rivero, desmintió las aseveraciones de la Subprocuraduría e hizo un relato breve de esos encuentros a través de su cuenta personal en Twitter.

“Leí memorial de subprocurador en caso golpe. En él se distorsiona lo sucedido en reuniones 11 y 12 de noviembre 2019. Por mi responsabilidad con Bolivia aclaro que es impreciso afirmar que nos comunicaron que Jeanine sería presidenta y que ya tenía apoyo de FFAA”, publicó el 7 de mayo, dos días después de que el memorial fuera presentado ante la Fiscalía.





Comentarios