Escucha esta nota aquí

Dos muertes se registraron entre el viernes y el sábado en el departamento de Oruro. Los fallecidos, según las primeras pesquisas, se tratarían de supuestos contrabandistas que fueron abatidos a tiros por los agentes militares del Comando Estratégico Operacional (CEO), que realizan controles en la frontera con Chile para frenar el contrabando.

El primer muerto es un varón que se encontraba al mando de un vehículo indocumentado, que fue interceptado por agentes militares del CEO en la zona El Puente Español, en la tranca en la carretera hacia Pisiga. Ahí los uniformados abrieron fuego y le causaron una herida en la pierna derecha.

El hombre fue llevado a un nosocomio de la ciudad de Oruro para su evaluación médica; sin embargo, se habría retirado por decisión propia hasta su domicilio, por miedo a ser detenido, donde finalmente murió.

La segunda muerte se registró este sábado y fue producto de una persecución en la carretera Pisiga-Oruro, entre las localidades de Sabaya y Opoqueri. En esta última zona los agentes del CEO interceptaron a un grupo de contrabandistas.

Al abrir fuego, los militares causaron la muerte de una persona, que transportaba mercadería ilegal. Además, otras dos personas resultaron heridas por el impacto de balas.

El fallecido fue trasladado hasta Opoqueri donde es velado por sus familiares, quienes denunciaron el hecho vía telefónica a la Policía. Estas personas aseguran que la víctima era taxista y no un contrabandista.

Hasta las 19:30 horas hora ni la Policía ni la Fiscalía pudo ingresar a la comunidad para iniciar las investigaciones por falta de garantías, porque los comunarios están con los ánimos exaltados.

En videos a las que accedió EL DEBER se puede observar que el vehículo indocumentado es perseguido por una patrulla del CEO. Los militares hacen uso de sus armas de reglamento a vista de la población.

En el material audiovisual un transportista que circulaba por el cruce Opoqueri denunció que militares disparaban en una zona donde existían varias personas, incluso niños. Por otro lado, pobladores de Sabaya acusaron a los efectivos de disparar contra vehículos de transporte público y provocar accidentes.

En el vehículo indocumentado los militares encontraron dos fardos de ropa americana.  No obstante, este operativo provocó el enojo de algunos pobladores de esta comunidad, que quemaron el vehículo en el que se movilizaban los agentes, que huyeron del lugar para evitar más incidentes.  




Comentarios