Escucha esta nota aquí

Daniel Atahuachi y Francisco Vargas, vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), plantean la reconsideración de la fecha de los comicios generales, según una carta que enviaron al presidente de esa instancia, Salvador Romero, difundida por radio Cepra.

La misiva justifica el pedido “en virtud a los acontecimientos actuales de conflictividad social que tiende a agravarse cada día”. Bolivia cumple ocho días de protestas de sectores afines al MAS, que rechazan la nueva postergación del sufragio.

Ambos vocales creen que se viven momentos se zozobra por el estancamiento del diálogo, enfatizando que no deben existir posturas inflexibles y abogando para que las partes cedan para lograr un acuerdo.

Se trata de las mismas autoridades que en su momento objetaron que el órgano electoral hubiera fijado una nueva fecha para la votación mediante una resolución y no mediante una ley aprobada por la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), como sucedió en las anteriores postergaciones.

La nota agrega que “el principal aporte que haría el TSE a la sociedad boliviana es llevar a cabo las elecciones generales en un plazo prudencial, para que luego el nuevo Gobierno salido de las urnas y de la voluntad del soberano, se dedique de manera prioritaria a la gestión de la Salud y la economía, en el entendido que debe generar empleos y bienestar a toda la población”.

El titular del ente electoral en su momento negó que existieran fracturas al interior de la Sala Plena de esa instancia, afirmando que es “normal” que existan disidencias dentro de un cuerpo colegiado.

La fecha inicial para la votación era el 6 de septiembre, pero, ante el incremento de casos de Covid-19, se determinó diferir el proceso al 18 de octubre, decisión que generó el rechazo de las organizaciones sociales afines al MAS, que iniciaron movilizaciones el lunes 3 de agosto.

La carta: