Escucha esta nota aquí

Tres horas y media duró la tensa sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde dos ministros del Gobierno de Luis Arce denunciaron “intromisión” del secretario general, Luis Almagro, mientras que él instó a jamás aceptar la “impunidad”.

Fue un duro cruce verbal. El representante del organismo internacional ratificó el informe de auditoría que evidenció “manipulación dolosa” en las elecciones generales de 2019; en contraparte, los emisarios nacionales aseguraron que “no hubo fraude” electoral.

“Estamos dispuestos a dar la mayor certeza jurídica en este tema y definitivamente decimos no a la impunidad, no a la impunidad de la corrupción, no a la impunidad de la violación de derechos humanos, y no a la impunidad de los crímenes de lesa humanidad”, dijo Almagro durante su intervención.

Recalcó que el acuerdo con el Gobierno de Evo Morales establece el carácter “vinculante” del análisis de integridad electoral y señaló que “cuando el texto es claro no hay lugar a interpretaciones distintas”.

Indicó también que “los países defienden sus intereses, que estos pueden variar y los que ayer votaban en defensa de las instituciones en otros países, cuando se produjo en esos la ruptura del orden democrático, hoy dicen que eso es violatorio del principio de no intervención”.

La sesión:


Al respecto, el canciller Rogelio Mayta exigió que lo sucedido en Bolivia en 2019, con la participación de la OEA, debe ser motivo de atención y preocupación, enfatizando que ahora se tiene un Gobierno legítimo, no porque la misión de observación de ese organismo lo hubiera avalado, sino por el voto de la población.

“En ningún momento se ha podido desvirtuar los fundamentos que hemos expuesto, queda comprobado, no ha habido argumento en contra, se han tratado de ir por las ramas, no vamos a caer en la tentación de responder cosas que no son objeto de esta sesión”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores.

Antes, el titular de Justicia, Iván Lima, que había asegurado que “no ha existido ningún fraude”, lamentó que la sesión no hubiera logrado su objetivo, que era rechazar el comunicado del 9 de agosto, en el cual se pone en duda la solvencia del peritaje internacional contratado por la Fiscalía General del Estado, considerado un acto de intromisión.

“No es apropiado, no es correcto que jueces del Estado boliviano no reciban el respeto. No entraremos a debatir en este foro algo que es competencia de la justicia boliviana, les pedimos que los dejen trabajar, que se entre en un nivel de investigación”, agregó Lima, lamentando que no se actuara de buena fe, pero reconociendo que se abren otros caminos de la justicia internacional para seguir ahondando en el tema.

Antes de la exposición de Almagro, habló el responsable de la secretaría de fortalecimiento democrático, Francisco Guerrero, quien deploró que la “narrativa” del Gobierno boliviano busque “desprestigiar” la tarea de las misiones de observación electoral de la OEA.

Respecto al informe Salamanca solicitado por la Fiscalía del Estado, el personero detalló que “no analiza elementos claves”, recalcando que “sin ningún sustento técnico en materia electoral afirman que no hubo manipulación, esta conclusión carece de sustento científico”.

Comentarios