Escucha esta nota aquí

El Colegio de Economistas de Tarija (CET) recomendó realizar una auditoría externa para conocer a fondo sobre la deuda millonaria de Bs 3.198 millones que se acumuló en 10 años en la Gobernación tarijeña. "Debe ser auditada para aclarar y sancionar a los responsables", dijo el presidente de esa institución académica, Saúl Aramayo.

Ayer el gobernador Óscar Montes develó la crítica situación financiera de la entidad subnacional por una deuda millonaria y atribuyó a la mala administración de las últimas gestiones que le antecedieron.

Aramayo afirmó que, con la verificación contable se podrá conocer con exactitud un informe real, ya que en algunas entidades descentralizadas, como el caso del Servicio Departamental de Caminos (Sedeca), se menciona que la deuda es menor.

"¿No hay obras de impacto?, ¿dónde fueron a parar los recursos?, ¿se llevaron el dinero?, ¿quiénes son los responsables? Son interrogantes que debe responder una auditoría", reiteró el titular de la CET.

Para el economista Víctor Hugo Figueroa, más allá de la auditoría, es el momento para realizar una reingeniería institucional que permita en el corto plazo equilibrar financieramente el presupuesto de la Gobernación de Tarija.

"El monto tan elevado de la deuda realmente la hace insostenible financieramente, considerando que sus ingresos bajaron significativamente en los últimos años y las obligaciones son cada vez más crecientes", puntualizó Figueroa.

El endeudamiento acumulado corresponde a las gestiones de los exgobernadores Lino Condori y Adrián Oliva.


Comentarios