Escucha esta nota aquí

¿La contrademanda boliviana presentada en el juicio ante La Haya por el caso del Silala declara que una parte de las aguas del Silala fluyen de manera natural hacia Chile?

El Reglamento de la Corte Internacional de Justicia prevé que el contenido de las memorias escritas que presentan las partes mantienen carácter reservado hasta la celebración de las audiencias orales y previa expresa aceptación de ambas. Esta disposición limita la divulgación de contenidos.

El canciller de Chile de entonces, Roberto Ampuero declaró el 10 de septiembre de 2018, tras una reunión con su equipo: “Estamos muy contentos de que el presidente Evo Morales haya realmente reconocido que existe un caudal de agua natural y que este caudal fluye desde Bolivia hacia Chile”. ¿Esta aseveración no fundamenta lo sostenido ahora por Longaric?

El hecho de que el excanciller Ampuero por entonces se hubiese referido al tema, y lo propio la Canciller Longaric, además de emitir dos “comunicados oficiales” que a su vez generaron otras declaraciones por autoridades chilenas, no altera la vigencia y el sentido de la norma contenida en el Reglamento de la Corte. Tampoco da pie para sostener conclusiones precipitadas sobre el mérito del proceso que aún se encuentra en trámite. Los procedimientos ante la CIJ deben observarse y respetarse por las partes, pues es el Tribunal el que decidirá la causa y no ninguna de las autoridades que declara anticipadamente.

Cuándo el Canciller Ampuero hizo esta afirmación, ¿violó la confidencialidad?

También lo hizo.

¿Cómo explica la declaración que usted hizo de que éste y otros temas que tienen relación con recursos hídricos compartidos no deberían litigarse, deberían cooperarse?

Es un concepto genérico contenido prácticamente en todas las Convenciones y Tratados en materia de Derecho Internacional de Aguas, no es una referencia al contenido de las memorias. Es un concepto que se alienta desde los organismos como las NNUU u otros regionales que contribuyen a mediar soluciones y conflictos transfronterizos generados por diferencias en el tratamiento o entendimiento de la naturaleza de los recursos hídricos.

Cuando el Gobierno de Morales insistía en que la victoria era un hecho, ¿hubo algún tipo de negociación con Chile de ceder en alguna medida el Silala a cambio de salida soberana al océano Pacífico?

Desde que se inició la causa, la demanda de Chile, como Agente de la representación del Gobierno de Bolivia no emití ninguna declaración en ese sentido. Tampoco existe ninguna relación entre ambas causas y menos es evidente que hubo una negociación con los alcances que señala.

¿Considera que el caso Silala está perdido?

La causa del Silala no está perdida. A diferencia de la causa marítima tiene una característica muy particular: la objetividad de la evidencia científica, de los hechos sujetos a verificación y su correspondencia con el derecho internacional aplicable. Bolivia ha presentado un conjunto de estudios científicos y argumentos legales que fueron elaborados con el mayor rigor y responsabilidad posibles, será el contraste de estos con los presentados por Chile, los que lleven a la Corte a resolver la causa. Su resultado, insisto, tiene relación con una constatación objetiva de la realidad.

¿Cuáles son los pasos que usted considera que debe dar el Gobierno boliviano?

El Gobierno de Áñez debe asumir la causa del Silala como un tema de Estado y no como el de una gestión de gobierno, indistintamente quien fue, es o sea el Presidente, Canciller o Agente. Informarse y evaluar con la mayor responsabilidad la difusión de la información de la causa, en su caso considerar abrir toda la información sobre lo actuado para evitar mayor especulación, particularmente en la etapa electoral.

Usted entregó documentos e información al gobierno de Áñez sobre este caso, ¿se reunió?, ¿envió la información?

A tiempo de renunciar y transmitir mi informe de labores, solicité por escrito y de manera expresa presentar ante la Presidencia y Cancillería informes reservados y confidenciales inherentes a mis funciones como Agente. Todavía no he recibido respuesta.

¿Por qué dice que el comunicado oficial respecto del caso Silala es “inoportuno” y “poco profesional”? ¿Debió haber callado sobre la posibilidad de una nueva derrota?

Inoportuno porque vulnera la norma que señala con absoluta precisión la oportunidad en la que se levanta la reserva del contenido de las memorias. La divulgación poco prolija de información sobre el curso de un proceso no concluido exige el mayor cuidado en tanto lo aseverado puede generar efectos vinculantes, se omitió esta consideración.

No considero aceptable ninguna insinuación de callar y menos dar pie a la especulación sobre el resultado de la causa. Responderé por mi actuación como servidor público como siempre lo hice a lo largo de mi carrera profesional y exigiré también ser debida y oportunamente escuchado por las autoridades.

¿Por qué el gobierno de Añez prescindió de sus servicios?, ¿Le retiró su confianza tras conocer el manejo del caso Silala?

Yo presenté renuncia tan pronto tomé conocimiento del cambio de gobierno. Correspondía a la presidenta definir la ratificación o cesación de confianza. El gobierno optó por aceptarla de manera inmediata y designó a un Embajador Especial ante los Países Bajos y la CIJ. No creo que por entonces se hubiese evaluado ningún desempeño, la decisión fue política

¿El Gobierno usa este tema en el ámbito electoral?

Sólo destaco que yo no soy candidato a ninguna posición.