Escucha esta nota aquí

Después de los intentos fallidos de diálogo, el Ministerio de Educación logró concretar la reunión y acercamiento con el Magisterio urbano y rural, por lo que hoy se dará inicio al análisis de la agenda aprobada para dar rumbo al futuro inmediato del sistema educativo nacional.

Previo a la reunión, el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, lamentó la postura de los maestros que marcharon e hicieron reclamos a dicha cartera de Estado, dejando de lado las consginas educativas y optando por las políticas.

"Esas movilizaciones y aglomeraciones favorecen al contagio del coronavirus", aseveró Cárdenas, quien pidió dejar temas electorales de lado.

Por su parte, Edmundo Dionisio Silvestre García, representante de los maestros rurales cruceños confirmó que el Magisterio tiene planeado asistir al diálogo, pero esperan que permitan el ingreso a sus delegados, a quienes "se les restringió en la anterior reunión".

Entre las demandas de los maestros se halla la derogación del Decreto Supremo 4260 (que norma la complementariedad de las modalidades de atención presencial, a distancia, virtual y semipresencial del sistema educativo) y la destitución del ministro Cárdenas.

A esto se suma el tema del ascenso de categoría de los maestros, tema que también había sido expuesto con anterioridad al ministerio y también tener condiciones para el trabajo. 

"Se nos tiene que proporcionar material, sobre todo para trabajar en las áreas rurales. Es claro que hay zonas donde no hay internet", sostuvo Silvestre.

Los maestros también perfilaban incluir en el diálogo a los estudiantes sobre el futuro de la educación, aunque estos no ingresaron a la reunión. Al respecto, Cárdenas apuntó que estos no deben ser incluidos porque son menores de edad y deben cuidar su salud.

Para saber

Respecto a los descuentos solicitados por los padres de familia de colegios particulares, Cárdenas sostuvo que se deben mantener conversaciones entre los colegios y los padres para llegar a un acuerdo

Del mimo modo, anunció que las universidades privadas, por iniciativa propia, descontarán entre el 10% y 30% los precios entre sus estudiantes. Además, los centros de estudios superiores también alistan becas para beneficiar a los estudiantes.