Escucha esta nota aquí

Estados Unidos (EEUU) volvió a expresar este sábado su preocupación por la situación que se vive en Bolivia, con la detención de la expresidenta Jeanine Áñez y sus exministros. Un comunicado de su Departamento de Estado alerta un “comportamiento antidemocrático” y pide la liberación de las exautoridades del Gobierno transitorio.

“Estados Unidos está profundamente preocupado por los crecientes signos de comportamiento antidemocrático y la politización del sistema legal en Bolivia a la luz del reciente arresto y encarcelamiento preventivo de exfuncionarios del Gobierno interino”, indica el pronunciamiento firmado por el secretario de Estado, Antony Blinken.

Señala que se suman a las declaraciones de la Unión Europea (UE), la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), las organizaciones bolivianas e internacionales de derechos humanos y otras que “plantearon públicamente serias dudas sobre la legalidad de estas detenciones, incluida su base en acusaciones infundadas, aparentes violaciones del debido proceso en su ejecución, y la naturaleza altamente politizada de la persecución del Gobierno boliviano”.

La instancia estadounidense hace un llamado a la administración de Luis Arce para que “deje en claro su apoyo a la paz, la democracia y la reconciliación nacional, incluso liberando a los exfuncionarios detenidos en espera de una investigación independiente y transparente sobre las preocupaciones sobre los derechos humanos y el debido proceso”.

Son 14 días de la detención de Áñez en Trinidad (Beni) y 12 desde que fue remitida a la cárcel, con detención preventiva. Ayer un juzgado rechazó una apelación presentada por ella y sus exministros, Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzman, ratificando que deben permanecer encerrados seis meses mientras se desarrollan las investigaciones del caso de supuesto “golpe de Estado”.

“Las recientes detenciones de funcionarios del gobierno interino no están en consonancia con los ideales democráticos de Bolivia: desacreditan los extraordinarios esfuerzos de tantos votantes, candidatos y servidores públicos bolivianos que permitieron las elecciones nacionales de octubre de 2020, así como la votación subnacional del 7 de marzo”, agrega EEUU.

Ya anteriormente, Jalina Porter, portavoz adjunta del Departamento de Estado, había expresado su preocupación por los acontecimientos registrados en el país, instando a que se respete el debido proceso.

Comentarios