Escucha esta nota aquí

El General de Ejército, Franko Suárez Gonzales, se convirtió en el cuarto alto jefe militar que es enviado a prisión por los sucesos de octubre y noviembre en Bolivia. El ex Comandante de la División Mecanizada 1 fue llevado a la cárcel de San Pedro la noche de este viernes acusado de los delitos de homicidio y lesiones graves y leves, por el caso Senkata que de ese modo ya tiene al primer detenido.


La jueza, Segundo de instrucción en lo Penal, Milenka Gutiérrez, determinó la prisión del exjefe militar, luego que el miércoles suspendiera la audiencia de medidas cautelares sin fecha y declarara el proceso en reserva.


Suárez Gonzáles se suma a los generales Alfredo Cuéllar, comandante de la Guarnición Militar de Cochabamba, quien fue detenido por el caso Sacaba; el ex Comandante de Ejército, Pastor Mendieta Ferrufino, acusado de sedición, terrorismo y conspiración por el supuesto caso “golpe”; el excomandante de la Armada Boliviana y exjefe de Estado Mayor, Almirante Flavio Arce San Martin, acusado por los mismos delitos. Estos dos últimos eran parte del Alto Mando Militar que el 10 de noviembre de 2019 sugirió a Evo Morales renunciar a la Presidencia para pacificar el país.


Según la imputación del fiscal fueron los regimientos “Bilbao Rioja”, “Max Toledo”, “Ayacucho” y “Teniente General, Germán Busch” los que actuaron en las acciones de la planta de Senkata el 19 de noviembre. El documento señala que tres de los 10 fallecidos de aquella jornada, tienen proyectiles que coinciden con el armamento militar.


“Armamento, fusiles Galil, escopetas calibre 12, pistolas 9 mm de dotación. Munición, cartuchos 5.56, cartuchos 12 mayor. Personal militar, soldados, instructores y satinadores. Vehículos, camionetas ZBF 05 mecanizados blindados, todo con la finalidad de reforzar y dar seguridad a la planta de Senkata arribando a la misma a horas 13:30”, señala parte de la imputación que presentó la Fiscalía en contra del General Suárez.


Según el documento oficial hubo 10 fallecidos, a causa de impactos de proyectil de arma de fuego, de las cuales se identifican, dos fallecidos por calibre 9 mm, un fallecido por calibre 5.56, 4 fallecidos por calibre 22, en los dos primeros casos, coincide el tipo de munición que portaban los militares a cargo de Suárez


La imputación señala también que los dos acusados, el General Luis Valverde Ferrufino y Suárez habían asumido la responsabilidad de recuperar el control de la planta de Senkata. “Se registraron provocaciones por parte de la población civil, empero los efectivos militares arremetieron contra estos teniendo como saldo múltiples heridos”.



Comentarios