Escucha esta nota aquí

Los incendios en el país arrasaron con 1,39 millones de hectáreas, según la ministra de Medio Ambiente y Agua, María Elva Pinckert, cifra menor a la registrada en 2019, cuando en este mismo periodo del año se habían quemado 4,5 millones de hectáreas. Sin embargo, la situación no deja de ser preocupante y tormentosa para los departamentos afectados, ya que hay 57 incendios forestales activos en diferentes departamentos.

Según la autoridad, hay 43 incendios activos en Santa Cruz, 11 en Chuquisaca y 3 en Beni. Estos hechos se presumen que son responsabilidad de la actividad humana.  

Actualmente, la administración estatal tiene 452 procesos administrativos por quemas y 20 procesos penales iniciados. Hasta la fecha hay cinco personas que fueron detenidas y a quienes se les atribuyen quemas en la Chiquitania.

"Vamos a actuar con mano dura con quienes provoquen incendios", enfatizó la ministra Pinckert, al señalar que la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) se halla fiscalizando las zonas afectadas por el fuego (son al menos 19 municipios en Santa Cruz, de acuerdo al reporte de la Gobernación).

Según las estadísticas del Ministerio, hay al menos 4.086 focos de calor activos, de los cuales el 62% (2.536 focos) corresponden a Santa Cruz y el 15% a Beni. Los municipios más afectados son  San Matías, San Ignacio de Velasco (Santa Cruz) y Baures (Beni).

Sobrevuelo en el Chaco

Tal y como se dio con la zona chiquitana, las autoridades replican los sobrevuelos en la zona de incendios del Chaco, principalmente en los municipios de Camiri (Santa Cruz) y Macharetí (Chuquisaca). Estas acciones proyectan dar nuevas luces respecto a las medidas a seguir para combatir las llamas que no solo amenazan a la biodiversidad, sino también a la economía y al bienestar de las familias.

El ministro de Defensa, Fernando López, manifestó que las labores se realizan en conjunto con autoridades locales y las Fuerzas Armadas (FFAA); tienen la obligación de colaborar con las necesidades primarias y esta es la única manera de enfrentar la crisis ambiental que azota al país.

"Enfrentar cualquier crisis es con la unidad de los bolivianos, el sacrificio de las FFAA (con sus capacidades estratégicas y de operación) y el desprendimiento de las autoridades. Estamos acá para hacer trabajo en equipo y dejar de lado los colores políticos. Cualquier pelea política afecta a los ciudadanos", apuntó el ministro López.

Se prevé que en las próximas horas se tenga un diagnóstico de la zona y se definan nuevas medidas para evitar que el fuego siga haciendo de las suyas y amenazando a la población y a la biodiversidad.